Quantcast

Las entregas mundiales de aviones comerciales aumentarán un 34,3%

Las entregas mundiales de aviones comerciales aumentarán un 34,3% hasta las 900 unidades, según el informe ‘2021 Aerospace and Defense Industry Outlook’ realizado por Deloitte, que indica que esta cifra no obstante es un 44% inferior a los aviones entregados en 2018 que fue récord de entregas.

El sector de la aviación comercial se ha visto afectado por la pandemia del coronavirus que ha provocado la disminución de cerca de un 66% en el tráfico de pasajeros en 2020 y, aunque se espera un repunte para el 2021, las cifras aún permanecerán un 40% por debajo de los niveles prepandemia, según el estudio, que asegura que la demanda de vuelos comerciales no volverá a nivel preCovid antes de 2024.

Una vacuna eficaz contra la Covid-19 resultará en un incremento a corto plazo en el tráfico de pasajeros, pero no se estima que recupere los niveles prepandémicos hasta dentro de tres años como pronto.

Esta disminución dramática del tráfico aéreo se ha traducido en un impacto directo en la demanda de aviones. Según el informe ‘2021 Aerospace and Defense Industry Outlook’, las entregas de aviones aumentarán de 670 en 2020 a 900 en 2021, un 34,3% más, pero un 44% menos del récord de entregas de 2018.

El informe de Deloitte también indica que esta reducción de entregas afectará negativamente a todo el ecosistema, particularmente a los proveedores de tamaño mediano y pequeño.

Asimismo, la venta de repuestos y servicios del mercado de accesorios también seguirá siendo débil y esto tendrá un fuerte impacto en la rentabilidad, ya que las piezas de recambio suelen tener márgenes más altos.

El año 2018 fue un año récord para los principales constructores aeronáuticos mundiales. Así Airbus logró entregar un total de 800 aviones comerciales con un total de 747 pedidos netos, mientras que en el caso de Boeing las entregas fueron 806 aviones y los pedidos netos de aviones unos 893.

El pasado año 2020 Airbus entregó 566 aviones comerciales a 87 clientes en 2020, lo que representa un 34% menos que un año antes. Asimismo, por el problema de la pandemia y la paralización de las operaciones, Airbus logró registrar un total de 383 nuevos pedidos, 268 pedidos netos. Después de 115 cancelaciones a finales de 2020, la cartera de pedidos de Airbus se situó en 7.184 aviones.

Los datos de Boeing tampoco han sido buenos el pasado año con un total de 184 pedidos en total, al tiempo que las entregas no han llegado a un tercio de las de Airbus: 157 frente a 566.

ESTABILIDAD EN LOS PRESUPUESTOS DE DEFENSA

Por lo que respecta al sector de defensa, se prevé que el gasto mundial crezca aproximadamente un 2,8% en 2021, superando los 2 billones de dólares (1,84 billones de euros).

En este sentido, los presupuestos de defensa a nivel global, así como los ingresos de las empresas del sector, se estima que se mantengan estables ya que los programas militares siguen siendo críticos para la defensa nacional, a medida que se intensifican las tensiones geopolíticas a pesar de la pandemia.

El estudio de Deloitte también analiza el sector aeroespacial, en el que se espera un crecimiento del 15% en los servicios de lanzamiento espacial. Se prevé que la exploración espacial siga creciendo en 2021 debido a la disminución de los costes de lanzamiento y los avances en tecnología.

FUSIONES Y ADQUISICIONES

La actividad en materia de fusiones y adquisiciones de la industria aeroespacial y de defensa se prevé recuperar, según los expertos, en 2021 impulsada por una mayor liquidez.

El informe de Deloitte apunta a la probabilidad de que proveedores bien capitalizados busquen oportunidades de consolidación, ya que las tasas de producción más bajas en la industria aeroespacial comercial podrían obligar a los actores más débiles a vender y reestructurar activos.

Es probable que empresas de segmentos específicos busquen fusiones y adquisiciones para construir escala, mientras que otras podrían iniciar estrategias de integración vertical y horizontal para capturar valor, impulsar la competitividad o adquirir capacidades de nicho específico y tecnologías emergentes.

El efecto de la disminución general de entregas provocado por la Covid-19 hará necesaria una integración y racionalización entre los distintos proveedores de componentes en búsqueda de mayores eficiencias.

Los expertos consideran que las empresas del sector deberían aprovechar el momento actual de liquidez y las ayudas procedentes del Fondo de Recuperación Europeo para digitalizarse y, a través de procesos corporativos y/o alianzas estratégicas y tecnológicas, convertirse en “campeones nacionales con capacidad de competitividad global”.

TECNOLOGÍA EMERGENTES

Pese al impacto de la pandemia en la industria, es probable que los desarrollos tecnológicos a lo largo de 2021 impulsen el crecimiento y den forma a la industria a largo plazo.

Entre otros destacan la movilidad aérea avanzada a través de nuevos métodos de transporte, el desarrollo de vehículos supersónicos en Estados Unidos, China y Rusia, vuelos experimentales con propulsión eléctrica o aviones propulsados por hidrógeno.