Quantcast

Mascarilla sucia: los problemas de salud que va a generarte

Hasta hace poco más de un año habría sido inimaginable que toda la población tendría que usar mascarillas a diario y que habría restricciones y limitaciones en las reuniones. Ahora las mascarillas son un elemento esencial para poder frenar la propagación del virus, pero el problema reside en que a veces no las utilizamos correctamente.

Seguro que habrás visto personas que llevan la mascarilla sucia y que es fácil apreciarlo al ver que el color de las gomitas de la mascarilla que debería ser blanco ha pasado a tener otro tono más oscuro.

Las mascarillas pueden ensuciarse por el polvo, la humedad y otras partículas que están en el ambiente, todo esto puede hacer que el filtro se vea saturado y no funcione correctamente, dejando de ser tan efectiva la mascarilla. De hecho, una mascarilla sucia por estos motivos o por manipularla con las manos sucias o por ponerla en superficies sucias, puede ser un objeto de transmisión del virus. Vamos a contarte algunos problemas de salud que puede generar el uso de mascarillas sucias.

PICORES Y ACNÉ

Acné por el uso de mascarilla

Tras la mascarilla lo que tenemos es la piel, esta de por sí sufre por llevarla durante tanto tiempo, así que imagínate todas las consecuencias negativas que puede tener para la piel si, además, está sucia.

Es muy frecuente que aparezcan distintos tipos de lesiones en la zona de la cara que cubre la mascarilla. Una de ellas es el acné friccional que se produce por el roce. No obstante, también puede aparecer irritación, enrojecimiento, picor y rosácea.

Otro factor que influye en que haya reacciones adversas en la piel es el maquillaje. Cuando una persona se pone su maquillaje o crema hidratante y se pone la mascarilla inmediatamente en un ambiente en el que haya humedad, será muy probable que le aparezca acné cosmético.

El uso de la mascarilla durante un tiempo prolongado favorece la aparición de estas lesiones en la piel, no obstante, si la mascarilla está sucia, el filtro se verá saturado por la suciedad y no dejará que la piel respire de manera adecuada.

La solución está en limpiar e hidratar la piel en cuanto se llega a casa, pero, si aparecen lesiones, lo mejor es que trates con un especialista que te recomiende los productos que mejor te vengan.

Recuerda que una mascarilla sucia no solo no te protegerá de cualquier posible contagio, sino también acumulará bacterias.