Quantcast

Garamendi pide alargar los ERTE hasta junio

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha abogado este viernes por extender los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) como mínimo hasta junio y por que las empresas puedan ajustar plantilla devolviendo a la Seguridad Social las exoneraciones del ERTE pero no de todo el personal, sino sólo del trabajador que sea despedido.

“Nos guste o no va a tener que haber ajustes de plantilla. Esto ya no es marzo y las empresas tienen problemas de solvencia. Lo que no puede ser es que (si despiden) se las obligue a devolver todas las exenciones por haberse acogido a un ERTE cuando sería más lógico devolver la parte de esa persona que pudiera salir fuera, porque si no, en lugar de consolidar puestos de trabajo, vamos a destruir muchos más”, ha defendido el líder de la CEOE.

Actualmente, las empresas acogidas a un ERTE están obligadas a mantener el empleo durante los seis meses posteriores al reinicio de su actividad. Si incumplen este compromiso deben devolver las exenciones a la Seguridad Social recibidas por todos los trabajadores del ERTE y no sólo por los que sean despedidos. Lo que plantea Garamendi es que sólo tengan que devolverse las ayudas del trabajador que sea despedido.

En su opinión, resulta “ilusorio” pensar que, sin actividad, las empresas puedan mantener a toda la plantilla. El dirigente empresarial ha indicado además que si se tuvieran en cuenta a los trabajadores en ERTE, habría casi cinco millones de personas en paro y que lo conveniente es “proteger al mundo de la empresa” porque son ellas las que tienen capacidad para generar puestos de trabajo.

Ante el inicio este viernes de la negociación para prorrogar los ERTE más allá del 31 de enero, Garamendi, en declaraciones a Onda Cero ha señalado que lo primero de lo que hay que hablar es de plazos: los ERTE necesitan, en su opinión, un plazo “largo”, que como mínimo debería llegar hasta el mes de junio.

El líder de la CEOE fundamenta estas demandas en los problemas de solvencia que presentan actualmente las empresas, frente a lo ocurrido en la primera ola de la pandemia, cuando los problemas eran de liquidez.

Garamendi ha puesto como ejemplo el sector turístico, que entre enero y noviembre ha recortado más de un 77% su facturación, pues sólo han llegado a España 16 millones de turistas, frente a los 80 millones que visitaban el país otros años.

“Se puede entender que hay una pandemia, pero por orden administrativa se han cerrado 300.000 locales de hostelería, hoteles, el ocio nocturno, el alquiler de coches (…) Por la misma razón que el Estado dice que cierren, el Estado está obligado a compensarles”, ha afirmado.

Al mismo tiempo, ha subrayado que la CEOE va a volver a defender en esta nueva negociación sobre los ERTE que las exoneraciones de cuotas a la Seguridad Social se centren en los trabajadores que se quedan en el ERTE y no en los que salen de él. “Ahora mismo son mayores para los que salen del ERTE y pensamos que deben ser para los que están fuera del sistema”, ha explicado.

Garamendi ha abogado además por echar mano del millar de centros de las mutuas de accidentes de trabajo que existen en España y que cuentan con 10.000 profesionales sanitarios para realizar test Covid y vacunar a la población. “Lo que tenemos que hacer es implementar de manera masiva los test y la vacunación; que sea gestión pública no significa que no se pueda trabajar desde lo privado”, ha apuntado.

El presidente de la CEOE ha vuelto a reiterar su demanda de que las empresas puedan hacer test a sus trabajadores, una petición que, según ha explicado, el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha dicho que entiende pero que necesita el permiso del Ministerio de Sanidad.

“No sé por qué no nos lo dan”, ha señalado Garamendi, que ha puesto como ejemplo el centro que, junto a la Comunidad de Madrid, se ha instalado en Mercamadrid para la realización de test. “Estamos haciendo prácticamente 600 test diarios y estamos descubriendo, ocho, nueve, diez personas asintomáticas al día y normalmente por Mercamadrid pasan 19.000 personas. Esto es lo que hay que hacer”, ha opinado.

Garamendi se ha mostrado contrario a un nuevo confinamiento generalizado en España y ha insistido en que el problema de los contagios no se encuentra ni en la hostelería ni en el mundo de la empresa, que “está controlando bastante bien el virus”, sino en las fiestas ilegales y reuniones familiares.