Quantcast

Cómo eliminar las náuseas

Por lo general, las náuseas, o vómitos, se suelen relacionar con irritaciones gástricas o intestinales, las cuales son causadas por ingerir demasiado alcohol, o después de una comida abundante. Para disminuir su síntoma puedes aplicar los siguientes remedios naturales.

Remedios naturales para las náuseas

Remedios naturales para las náuseas

Infusión de jengibre

Este debe prepararse, añadiendo 1 cucharada de jengibre en 1 taza de agua que esté a punto de ebullición, luego debe dejarse reposar por lo menos de diez a quince minutos. Pasado este tiempo el líquido se debe pasar por un colador o filtro para luego ingerirlo.

Una de las propiedades beneficiosas del jengibre, es que disminuye la actividad de los jugos gástricos, y por otra, minimiza los movimientos bruscos del tracto gastrointestinal, lo que ocasiona las náuseas. Se debe evitar su consumo en caso de embarazos.

Manzanilla

Manzanilla para las náuseas

Estando en ayunas, prepara una infusión de manzanilla concentrada, la cual se prepara con dos cucharaditas, o en su defecto, dos bolsitas de té de manzanilla colocadas en una taza de agua a punto de ebullición, procede a tomarlo.

Compota de manzana y yogurt

Compota de manzana y yogurt para las nauseas

Si al levantarte presentas malestar o náuseas, se recomienda desayunar una compota de manzana y yogurt. Para realizar la compota, debes pelar, limpiar, trozar y cocinar dos o tres manzanas, al estar blandas, retíralas de la cazuela, colócalas en un plato y déjalas enfriar.

Seguidamente, colócalas en un bowl, añade el yogurt natural, y mézclalo todo bien. Esta preparación relaja el aparato digestivo, además, proporciona azúcares e hidrato de carbono, los cuales son de fácil asimilación y nutren el sistema nervioso.

Presión encima de la muñeca

Al sentir las primeras náuseas, se debe presionar por encima de la muñeca. El punto indicado se ubica cuatro dedos por encima de la muñeca, justo en el centro de esa zona, en donde debes mantener presionado por un minuto aproximadamente.   

La acupresión, disminuye el movimiento gastrointestinal, como resultado, igual se disminuyen las náuseas.

Cubito de hielo

Al sentir náuseas, o si presenta vómitos, coloca un cubito de hielo en la boca durante varios minutos. Con el frío, se consigue disminuir los síntomas casi de inmediato. Sus efectos no duran mucho tiempo, se pueden repetir de ser necesario o reforzarlo con otros remedios caseros.

Medicamentos para controlar las náuseas y los vómitos en el hogar

Medicamentos para controlar

El cuerpo posee varias zonas distintas, las cuales provocan las náuseas y los vómitos. Los antieméticos, son medicamentos que ayudan a controlar esta sensación y vómitos, la función de éstos es bloquear esta zona, apuntando al centro del vómito en el cerebro. Otros, trabajan como terapia de rescate, si los medicamentos iniciales para las náuseas no funcionan.

En caso de ser necesario, el doctor indicará algunos medicamentos, algunos de estos medicamentos son los siguientes:

Tipos de medicamentos contra náuseas y vómitos

Tipos de medicamentos

Los medicamentos antieméticos suelen agruparse según su funcionamiento en el cuerpo, dado a los diferentes tipos de náuseas y vómitos, algunos de estos medicamentos y su uso son los siguientes:

  • Los antagonistas de receptores de serotonina(5-HT3): suelen bloquear los efectos de la serotonina, la cual es una sustancia que normalmente provoca náuseas y vómitos. Este medicamento controla vómitos y náuseas agudos, y generalmente, son administrados antes de la quimioterapia, aplicándose nuevamente unos días después de la misma.
  • Los antagonistas de los receptores NK-1: por lo general, bloquean los efectos del receptor NK-1, el cual es un receptor que forma parte del reflejo del vómito. Ayudan con las náuseas y los vómitos diferidos.
  • Esteroides: éstos suelen administrarse con otros medicamentos antieméticos, para prevenir de forma más efectiva las ganas de vomitar
  • Los antagonistas de dopamina: apuntan a la dopamina, ayudando a evitar que estas sustancias se puedan unir a zonas del cerebro, las cuales provocan náuseas y vómitos. Suelen administrarse cuando las náuseas y vómitos no son controlados por otros medicamentos.
  • Los benzodiacepinas, a veces llamadas medicamentos contra la ansiedad (ansiolíticos): por lo general, ayudan a reducir las náuseas y vómitos, reduciendo la ansiedad, además permite que la persona se sienta más calmada y relajada. Suelen ser útiles con pacientes que presenten náuseas y vómitos anticipatorios, usándose a menudo en combinación con otros medicamentos contra las náuseas.
  • Los cannabinoides: suele contener el ingrediente activo de la marihuana. Pueden utilizarse para tratar las náuseas y los vómitos de la quimioterapia, cuando el antiemético habitual no funciona. Suelen usarse también para estimular el apetito.
  • La olanzapina: es un medicamento nuevo para tratar las náuseas y vómitos, sobre todo los irruptivos y diferidos. Al usarlo con otras combinaciones se logró un mejor control, este medicamento puede tener una reacción de adormecimiento, por lo que se sugiere consultar al médico.

Administración de los medicamentos contra las náuseas

Aunque existen muchas formas de administrar los medicamentos contra las náuseas y vómitos, alguna de las más frecuentes son las siguientes:

  • Vía intravenosa (IV).
  • Vía oral en forma de píldora o líquido para tragar.
  • Una pastilla que se disuelve debajo de la lengua.
  • Como un supositorio.
  • A través de un parche que se adhiere en la piel.

En todo caso, el médico tomará en cuenta ciertos aspectos, al decidir cuál es la mejor forma para administrarle los antieméticos.  

  • Qué tan probable es que el tratamiento contra el cáncer cause náuseas y vómitos
  • Qué tan graves son sus náuseas y vómitos
  • La forma más fácil para que tome el medicamento
  • Su preferencia
  • Qué tan rápido el medicamento empezará a surtir efecto
  • Su cobertura del seguro médico (muchos de estos medicamentos son muy costosos, especialmente en forma intravenosa [IV]).

De no funcionar los medicamentos que fueron utilizados en una primera instancia, el médico puede cambiar a otro medicamento, o agregar uno nuevo. Tomar píldoras vía oral, además de ser lo mejor, es más fácil y la manera más económica para prevenir las náuseas y vómitos.