Quantcast

Cómo quitar las manchas de sangre de la ropa

Son muchos los pequeños accidentes de la vida que no podemos evitar para siempre. Uno de ellos, son las molestas manchas en la ropa que pareciera que llegaran ahí para quedarse, restándole estética y presencia a tu imagen. Esto es inevitable, sobre todo con niños en casa que están siempre expuestos a travesuras.

No solo los niños, sino también los adultos, estamos expuestos a cortadas y lesiones que de alguna manera recaen en la ropa, y no es precisamente la sangre un líquido fácil de quitar. Por esto, te traemos diferentes maneras para quitar manchas de sangre desde casa, así como advertencias que debes tener en cuenta para no dañar tus prendas de vestir.

¿Qué materiales puedo utilizar?

¿Qué materiales puedo utilizar?

Evidentemente existen muchos tipos de telas de diferentes texturas y materiales, algunas más finas que otras, pero cada una requiere de necesidades y cuidados especiales que se adapten a su naturaleza. Aquí te mostramos una lista de los materiales que te pueden ayudar:

Agua oxigenada

Agua oxigenada:

Antes de aplicar cualquier otro material y sea cual sea la procedencia de la tela, humedecer la mancha con agua oxigenada es de gran ayuda, siempre que sea blanca. Esto elimina los microorganismos presentes y ayuda a blanquear tu prenda.

Agua fría

Agua fría:

Nunca consideres la idea de enjuagar ropa manchada en agua caliente. Esto solo provocara que la sangre se impregne todavía más en la tela, por este motivo necesitaras utilizar siempre agua fría.

Pasta de dientes

Pasta de dientes:

Este producto cumple una función parecida a la misma que causa en los dientes: blanquear. Ayuda considerablemente a remover manchas fuertes como la de la sangre.

Amoniaco

Amoniaco:

Este material en concreto te recomendamos usarlo en ropa blanca ya que es bastante fuerte y puede desteñir otros colores más oscuros. Siempre combínalo con agua fría.

Jabón neutro

Jabón neutro:

Este tipo de jabón, al no tener muchos de los componentes de un jabón regular, se limitará solo a limpiar la prenda después de haber sido remojada con otro material fuerte.

¿Cómo quitar manchas de sangre recientes?

¿Cómo quitar manchas de sangre recientes?

Hay una diferencia muy grande que debes conocer al momento de tener una mancha de sangre presente en la ropa, y es que debes identificar si es reciente o si ya está seca. De eso dependerán los materiales que debes utilizar para comenzar con la limpieza. Así que te vamos a mostrar como quitar las manchas de sangre, dependiendo de su tiempo de existencia.

En caso de que tú mancha este húmeda y aun reciente en la tela, ponla a remojar rápidamente en agua fría durante unos 15 o 20 minutos, como mencionamos anteriormente, el agua a esta temperatura es esencial para quitar la mancha cuanto antes.

Luego, puedes lavarla como de costumbre en la lavadora o con el jabón neutro para terminar de ablandar la mancha por completo. Si ves que aún le falta por remover un poco, puedes utilizar agua oxigenada y repetir el proceso de lavarla con jabón neutro o común.

¿Cómo quitar manchas de sangre secas?

¿Cómo quitar manchas de sangre secas?

Esto pude tornarse una tarea tediosa y complicada, ya que mientras más tiempo pase una mancha de sangre en la ropa, más va a quedarse impregnada entre las telas. ¡Pero no entres en pánico! Antes de desistir para siempre con tu prenda debes de agotar todas las posibilidades que aquí te ofrecemos.

Aquí es donde entra en juego la pasta de dientes. Luego de remojar en agua oxigenada por unos minutos la zona afectada, aplica la pasta con un cepillo que no utilices y restriega bien con pequeños círculos. Deja que este producto se seque uniformemente en la tela y cuando lo esté, lávala con agua fría y luego con un jabón regular o neutro.

Si con esto no obtienes resultados, un producto más fuerte es el amoníaco. Primero que nada no lo apliques nunca en su estado puro, ya que por lo intenso que es puedes estropear por completo la prenda. Segundo, recuerda que esto es más recomendable usar en casos de ropa blanca.

Necesitarás mezclar una cucharada de amoníaco en polvo y una taza de agua fría. Cuando tengas esa solución perfectamente integrada, viértela sobre la zona afectada y restriega bien con un cepillo para luego dejarla remojando un rato en sí misma. Procura no usar esta técnica en telas que sean sensibles como por ejemplo la seda. Por último, lavar de manera usual.

Productos comerciales

Productos comerciales

En caso de que estas estrategias caseras no fueron suficiente para eliminar la mancha de sangre en tu ropa, aún nos queda un último recurso por intentar. Siempre puedes recurrir a productos comerciales de la marca de tu preferencia o probar una nueva, estos son especializados en ropa y manchas difíciles de quitar.

Normalmente en los supermercados tienes un pasillo entero de productos de este estilo, además de que la ventaja es que muchos vienen hechos para ciertos colores y tipos de tela en concreto. Así que no temas de que alguno puede arruinar tu ropa, solo te queda leer las especificaciones y comprar el que este en tu alcance.

Otra opción es llevar tu prenda a una tintorería de confianza donde tal vez profesionales con mejores destrezas en manchas puedan solventar tu problema y entregarte la ropa en mejor estado.

Advertencias a tomar en cuenta

Advertencias a tomar en cuenta

– Lee siempre las instrucciones que vienen en la etiqueta de tu ropa para saber si no hay inconvenientes con meterla a la lavadora o por utilizar agua fría.

– Se cuidadoso con el material de tu ropa, algunos tipos son más sensibles que otros. Las telas como satín, seda, terciopelo y lino suelen ser más delicadas y débiles a muchos productos.

– En caso de que intentes probar otros líquidos fuertes, aparte del amoniaco, como el cloro o lejía, procura nunca juntarlos entre sí para no generar reacciones toxicas.

Son todas estas las opciones que te ofrecemos para que logres remover las indeseables manchas de sangre de tu ropa y puedas lucir impecable en ella sin necesidad de tirarla a la basura sin siquiera intentar algo. ¡Esperamos que esta información te haya sido útil y hayas aprendido algo nuevo!