Quantcast

Cómo evitar que tu gato arañe las puertas

La decisión de tener un gato como mascota en tu hogar sin duda es algo maravilloso, son excelentes compañeros, a pesar de su carácter e independencia, son animales cariñosos y divertidos con los cuales convivir, además reconocen sus nombres cuando se les habla.

Sin embargo, muchas veces esos adorables felinos pueden ser los causantes de pequeños desastres que si bien para ellos son inofensivas, en nosotros sí pueden ser de bastante importancia. Travesuras como morder cables o plantas, esparcir la arena de su caja, y rasgar puertas y muebles son las más comunes para los dueños de cualquier gato.

¿Por qué el gato araña las puertas?

¿Por qué el gato araña las puertas?

La acción de que tu gato o gata arañe las puertas o cualquier otro tipo de mueble, es un comportamiento completamente normal en todos ellos. No creas que esto es con el único motivo de destruir todo por simple diversión, al contrario, tienen sus razones específicas para hacerlo.

Razones fisiológicas

Razones fisiológicas

Esto quiere decir que lo hacen porque su mismo organismo lo necesita, arañando sus garras sobre una superficie logran eliminar las escamas en sus uñas o también para mantenerlas más afiladas cuando estén un poco desgastadas. También puede ser porque pueden detectar cosas antes de que sucedan, ya que se ha demostrado que los gatos sienten un terremoto antes de que se produzca.

Usualmente, lo hacen en superficies verticales o levemente inclinadas donde pueden tomar una mejor posición para realizar dicha acción. Esto es un simple impulso instintivo con lo que todos los gatos nacen para tener mejor dominio de sus garras.

Para marcar territorio

Para marcar territorio

Hace falta conocer bien el comportamiento de los felinos para entender esta razón. Normalmente, estos animales son muy territoriales y a diferencia de los perros que marcan su territorio dejando el olor de su orina, los gatos lo hacen arañando las puertas y muebles.

Esto se debe a que las almohadillas en sus patas pueden liberar feromonas que plasman su olor en los objetos con el fin de cumplir una función comunicativa que no es para nosotros, sino para alertar a otros gatos. Este olor no es perceptible a la nariz humana, pero sí sería notable para otro felino.

Razones psicológicas

Razones psicológicas

En algunos casos, los motivos del arañado se deben a causas psicológicas que a primera vista tú como humano no entiendas. Esto suele suceder cuando existe un gran apego y conexión entre el dueño y el animal.

Si has acostumbrado a tu gato a dormir en la misma cama que tú, es posible que desarrolle un fuerte apego hacia ti y que arañe las puertas durante la noche cuando le dejes fuera de la habitación. Esto lo hace con el motivo de llamar tu atención para que lo dejes entrar nuevamente.

Soluciones para el arañado de puertas y muebles de tu gato

Soluciones para el arañado de puertas y muebles de tu gato

Primero que todo, necesitas analizar bien el comportamiento de tu gato o gata para intentar conocer el motivo de su arañado, de esta forma podrás actuar con soluciones que tengan resultados

  • Si por alguna razón no quieres que tu gato pase la noche en la habitación, no lo dejes tampoco entrar por el día. De esta forma irás eliminando poco a poco la costumbre.
  • Evita los regaños o maltratos cada vez que realicen esta acción, los gatos simplemente no entenderán de esta manera y solo les causaras miedo y estrés.
  • Juega con tu felino por un tiempo considerable antes de darle comida por la noche, de esta forma estará cansado y luego de comer va a dormir tranquilo en otro lugar fuera de la habitación.
  • Evita que otros gatos estén rodeando cerca de tu casa si notas que el tuyo se siente incómodo. De esta forma tu mascota no se sentirá bajo amenaza.
  • Cuando el arañado persista durante la noche, lo mejor que puedes hacer es ignorar. Aunque te sientas mal por ello, tu gato debe entender que rasgando las puertas no lo llevara a nada.
  • Consíguele otros juguetes ideales para arañar, existen muchos en el mercado hechos de materiales especiales para que ellos puedan afilar sus garras sin causar daños en el hogar.
  • Siempre puedes optar por adoptar una nueva mascota para que tu gato no se sienta solo por las noches y se acostumbre a estar fuera de la habitación.

Algunas advertencias

Algunas advertencias

Si bien es cierto que arañar es un hábito totalmente común en los felinos, realizar esta acción en exceso puede ser señal de que algo anda mal. Si aparte de eso, notas que tu gato se rasca en diferentes lugares, deposita sus desechos fuera de la caja de arena, si deja de comer o está constantemente escondido, lo mejor es que lo lleves a una consulta veterinaria.

Estos pueden ser síntomas y signos de que tu mascota está padeciendo de estrés y para resolverlo, es necesario que cuentes con la ayuda de un experto para poder determinar las causas de ello y ejecutar soluciones lo antes posible.

Productos comerciales para evitar que tu gato haga esto

Productos comerciales para evitar que tu gato haga esto

En caso de que por más que lo intentes, tu gato no logra liberarse de la costumbre de arañar puertas y muebles, es necesario que tomes medidas más serias, pero esto no significa que debes volverte agresivo con ellos.

Para esto, existen productos comerciales de marcas especializadas en este tipo de situaciones donde los gatos no dejan de rasgar y arañar objetos que no deben. Estos vienen en presentaciones de espray que permiten esparcir unas feromonas especiales, solo necesitas rociar este producto en sus rascadores o juguetes especiales para ellos y se sentirán atraídos por el olor y poco a poco se acostumbrarán.

Esto no solo representará un bien para ti y para evitar estropear tus muebles, puertas y alfombras, sino también ayudará a tu gato a tener mejores hábitos y a utilizar correctamente sus rascadores y juguetes especiales.

Para concluir, te recordamos que tener mascotas en casa es una responsabilidad que no debe tomarse a la ligera. Aunque los gatos son bastante independientes, necesitan de enseñanzas para poder crear buenas costumbres y tener mucha paciencia para redirigir esas conductas no deseadas.

Habiendo criado una mascota con un comportamiento ejemplar, solo te queda disfrutar de toda la felicidad que son capaces de dar.