Quantcast

Qué es una ETT

Se le conoce como ETT a las Empresas de Trabajo Temporal las cuales se encantar de contratar trabajadores de forma temporal con la finalidad de así cederlos a otra empresa que los solicite para un trabajo. O sea, que estas empresas hacen el papel de intermediarios entre alguna empresa que necesite personal para una vacante y los trabajadores que cubran el perfil para dicha vacante. El trabajo de las ETT es el de captar, seleccionar y contratar a un empleado para así cederlo de forma temporal a una empresa que esté ofreciendo una vacante para trabajar

El objetivo de las Empresas de Trabajo temporales

Bjetivos de las TT

La finalidad de las empresas de trabajo temporal es el de prestar sus servicios como intermediaria para las empresas que está en busca de personal. Para las demás empresas este es un servicio bastante atractivo en algunas circunstancias, ya que de esta forma se ahorran el trabajo de captar candidatos, seleccionarlos y contratarlos (y en ocasiones hasta de capacitarlos).

Y aunque estas empresas deban pagarle a una ETT por sus servicios, estas se ahorran la labor de conseguir a personal  de recursos humanos adecuado para que lleven a cabo estos procesos de selección, lo cuales llevan tiempo y en ocasiones potenciales errores.

La legislación de las ETT en España

Legislación de las ETT

Las empresas de trabajo temporal es España se rigen por la Ley 14-1994, en la cual se explican los tipos de contrato que se puede llevan a cabo al igual que el salario que debe recibir cada uno de los trabajadores, junto a otros aspectos.

Con respecto a los salarios, vale  la pena mencionar que cada trabajador que es contratado por una Empresa de Trabajo Temporal, debe recibir el mismo salario que el resto de los trabajadores que estén contratados por la empresa que haya solicitado sus servicios. O sea, que no hay cabida para la discriminación, sin contar que el dicho salario debe concluir también el pago de vacaciones y otras primas. En cambio, las ETT no pueden quedarse con ningún tipo de comisión por el salario que reciba el trabajador.

Tipos de contratos

Contratos con las ETT

Las empresas de trabajo temporal, por ley y definición están obligadas a solo hacen contratos temporales. Cada uno de los tipos de contrato definirá los motivos por los cuales se solicita la incorporación de un trabajador. Entre los contratos que ofrecen las ETT se consiguen los siguientes:

  • Obra y servicio: Estos contratos se llevan a cabo cuando alguna empresa necesita llevar a cabo una obra, servicio o actividad con una determinada pecha de inicio y finalización.
  • Circunstancias de la producción: Estos contratos se llevan a cabo para realizar algún trabajo durante un pico de actividad para las empresas, algunos ejemplos podrían ser el verano, Navidad, campañas de corta duración, rebajas, entre otras. Ayudando así con la acumulación de trabajo o encargos.
  • Interinidad: Este tipo de contrato se emplea para sustituir de forma temporal a otro trabajador en casos de baja por enfermedad, maternidad o vacaciones, entre otras más.
  • Selección: Se emplea personal para cubrir un puesto mientras se lleva a cabo el proceso de selección definitivo.

Pros y contras de las ETT

Pros y contras de las ETT

Entre los puntos a favor que tienen los trabajadores al ser contratados por una empresa temporal de trabajo están los siguientes:

  • Es una vía de acceso para el mercado laboral.
  • Más flexibilidad.
  • Adquirir experiencia laboral para otros puestos en el futuro.
  • Trabajar para más de un empleador.
  • La posibilidad de que un contrato temporal derive de uno definitivo.

Aunque entre los puntos en contra se pueden mencionar los siguientes:

  • Retrasos en algunos cobros del salario.
  • Inestabilidad laboral.

Fraudes y controversias con las ETT

Controversias con las ETT

Gracias a la facilidad que ofrecen las ETT con sus servicios, en más de una ocasión muchas empresas han utilizado estos contratos temporales de forma fraudulenta. O sea, que debido  que las empresas temporales de trabajo se encargan de buscar personal y seleccionarlo, algunas empresas cometen fraude al formalizar contratos temporales sin justificarlos

Además, algunas empresas usan los servicios de las ETT para así verse en la obligación de hacer contratos fijos, evitando así las responsabilidades que acarrea la contratación de personal fijo. Es por ello que también se le considera fraude a todos aquellos contratos intermediados por alguna empresa de subcontratación, la cual no se deba a estas causas: para contratos de obra y servicio determinado, interinidad o un contrato eventual a causa de necesidades de la producción.

Consecuencias y responsabilidades por fraude para la ETT y la empresa usuaria.

Consecuencias por fraudes para las ETT

La empresa de trabajo temporal deberá responder por la indemnización del trabajador. O sea, en caso de que un trabajador que tenga un contrato temporal que alegue haber sido víctima de fraude, puede demandar a la empresa.

Por su parte el trabajador que fue contratado fraudulentamente debe ser indemnizado con 45 días por cada año trabajo, sin contar que esta indemnización será calculada en base a la suma del tiempo total que el trabajador estuvo laborando para la empresa. Además de que se tomarán en cuenta no solo el étimo contrato, sino todos los anteriores, por lo que la suma final de todo terminaría siendo bastante elevada.

Mientras que la empresa usuaria podrá verse en la obligación de que si el trabajador afectado lo solicita, deberá modificar las condiciones de su contrato e incluso solicitar un contrato fijo. En caso de negarse a estas demandas, el trabajador afectado podrá llevar a cabo una denuncia y presentar todos los certificados de los contratos temporales, demostrando así el fraude.

Pero si la empresa usuaria llegase a alegar que ha finalizado el contrato y proceda a despedirlo, el trabajador puede llevar a cabo una demanda si demuestra que su contrato temporal no era legal, de esta forma pasaría a ser un empleado fijo ante la ley. De esta forma el despido se consideraría improcedente al no poder despedir a un trabajador fijo, por lo que este debería regresar al puesto de trabajo junto con el contrato correspondiente, es decir: fijo.