Quantcast

Pescado azul: estos son los que más mercurio tienen

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) recomienda que los niños menores y las mujeres embarazadas no consuman pescado azul, ya que tiende a acumular mercurio en sus tejidos. En cuanto a los niños de 10 a 14 años, deben limitar el uso de este tipo de pescado a 120 gramos al mes. Respecto al resto de la población no da recomendaciones más allá de no abusar de este producto.

¿A qué se debe esta recomendación? En los órganos y tejidos de la población española se encontró más mercurio que en otras regiones de la Unión Europea y, probablemente, se deba a un mayor consumo de pescado azul en todas las edades.

RELACIÓN ENTRE EL MERCURIO Y EL PESCADO AZUL

Pesca de atún rojo

El pescado azul se caracteriza por su peculiar textura y su carne rica en grasa y omega 3 y 6. Estas características hacen que sea un producto muy bueno para la salud, no obstante, también se asocia con el mercurio.

El principal problema de este tipo de pescado es que no acumula el mercurio en la cabeza y vísceras como otras especies, este acumula el mercurio en su carne y es la que después nos comemos y pasa a nuestro organismo.

El mercurio es un elemento químico que está presente en la corteza terrestre por su composición natural y es liberado a través de procesos naturales, como la erosión de las rocas o la actividad volcánica.

No obstante, la acción del hombre también hace que este metal se libere y lo consigue, por ejemplo, con la minería, eliminación de residuos, industria… Con este elemento el ser humano hace vacunas, pinturas, baterías, lámparas fluorescentes, y un largo etcétera.

Aunque también consigue un efecto negativo, puesto que, en general, los pescados adquieren este mercurio a través de los vertidos industriales que contaminan el mar.