Quantcast

El mercado inmobiliario captará más de 9.200 millones de euros en 2021

El mercado inmobiliario captará en 2021 en torno a 9.200 millones de euros de inversión en España, lo que supondrá un 18% más que este año, marcado por la pandemia de coronavirus, según un análisis realizado por Cushman & Wakefield.

Los segmentos que se verán más reforzados serán la logística, oficinas y activos alternativos como residencias de estudiantes y para la tercera edad, aunque los hoteles y supermercados también incrementarán sus volúmenes, siguiendo la tendencia de la segunda mitad del año 2020.

Pese a que el sector ha conseguido saldar este año con un volumen de inversión 7.800 millones de euros, apoyándose en un primer trimestre muy activo, la caída respecto al año 2019 alcanza el 35%, debido un tercio al propio ciclo del mercado de capitales y los dos tercios restantes a la pandemia.

En todo caso, los volúmenes de 2020 son mayores a los de cualquier año de la crisis anterior entre 2009 y 2013. El sector se ha centrado en los mercado clave, más estable y con menor ajuste de precios, mientras que el mercado oportunista ha sido prácticamente inexistente.

Las rentabilidades ‘prime’ para oficinas en Madrid y Barcelona se han mantenido constantes durante la pandemia, constatando que los inversores entienden el producto de mejor calidad y ubicación como refugio y perciben que la demanda se mantiene fuerte dadas las nuevas formas de trabajar.

LOGÍSTICA

Por su parte, la logística ha sido el activo que más han buscado los inversores durante 2020, gracias a que la demanda de espacio para la distribución se ha reforzado por la consolidación del comercio electrónico durante la pandemia.

En este sentido, los activos logísticos han sido los únicos en ver reducidas sus rentabilidades durante 2020 y cerrarán el año con una referencia de rentabilidad ‘prime’ del 4.75%, 0,25 puntos por debajo de hace un año.

“El sector se ha visto fuertemente impulsado por el auge del e-commerce durante la pandemia y, además, los inversores institucionales tienen capital levantado y apetito suficientes para invertir en España y dar continuidad al buen momento experimentado por el sector durante los próximos años”, explica el consejero delegado de Cushman & Wakefield en España, Oriol Barrachina.

RESIDENCIAS Y HOTELES

En el capítulo de activos inmobiliarios alternativos, el estudio arroja una menor actividad en 2020, aunque los inversores institucionales mantienen su interés y capacidad de gasto en este tipo de activos. Por ejemplo, la carencia de oferta de calidad en España de residencias de estudiantes ha llevado a operadores y promotores a prácticamente construir este parque durante 2017-2019.

Por ello, se prevé que su volumen de inversión alcance los 300 millones de euros en 2021, duplicando la cifra de 2020 y aprovechando un mercado más normalizado por el control de la pandemia.

Por último, la media de inversión entre 2015 y 2019 en volúmenes de inversión hotelera fue de 1.550 millones de euros frente a los casi 1.000 millones de 2020, lo que refleja que, pese a la casi parálisis del sector, los inversores descuentan su recuperación y los hoteles urbanos, principalmente, ha sido el objetivo de los inversores.