Quantcast

4 razones por las que deberías comprar un TPV de segunda mano

Sitios web como Milanuncios, eBay, Wallapop o Vibbo han cambiado la forma en que compramos online. En lugar de acudir directamente a una tienda de productos nuevos, muchos compradores prefieren primero echar un vistazo a estos sitios de segunda mano y ver si pueden encontrar lo que buscan a un precio mucho más barato, sin importar si está usado. Lo malo de estas plataformas es que el vendedor no ofrece garantía sobre lo comprado, ni soporte técnico en el caso de necesitarlo. Es un riesgo alto el que se corre en estas webs..

Pero para suerte del consumidor, en el mercado de los TPV existen tiendas online especializadas que, además de vender terminales nuevos, también han decidido ofrecer a sus clientes la opción de comprar un TPV de segunda mano desde solo 149€, como es el caso de TPV CENTER. Esta empresa ha visto que en estos momentos en los que el comercio y la hostelería pasan por una situación muy difícil debido a la pandemia por la COVID-19, los emprendedores y empresarios necesitan ahorrar dinero en la compra de sus terminales punto de venta (TPV), y es por ello que han decido tomar cartas en el asunto y ofrecer unos equipos reacondicionados con las mismas características de calidad y seguridad que los nuevos, pero a unos precios mucho más reducidos.

Por eso, te vamos a dar 4 razones por las que comprar un TPV de segunda mano en una tienda especializada es una alternativa más interesante y fiable:

  1. El precio: Los TPV de segunda mano son un 50% más baratos

Parece obvio. pero este es el punto más importante a tener en cuenta a la hora de optar por un terminal punto de venta usado; el importante ahorro respecto a los nuevos, ya que estos pueden llegar a costar hasta un 50% más que los usados.

Pero esta rebaja en el precio no influye en la calidad de los TPV, ya que se consigue, como te explicamos en los siguientes puntos, gracias a que el hardware ha sido reacondicionado por los fabricantes (HP, Dell o Lenovo, etc.) y que el software de gestión es de código abierto, por lo que no hay que pagar licencias anuales de mantenimiento.

  1. El Hardware usado en un TPV de segunda mano es el mismo

Como te hemos comentado en el punto anterior, parte del hardware usado en estos TPV es reacondicionado, es decir, es el mismo que se utiliza en uno nuevo pero estos terminales punto de venta de segunda mano vienen de empresas que los tenían en alquiler (leasing) y que cuando este termina, los cambian por otros más modernos vendiéndolos a otras empresas interesadas. Antes de la venta, los fabricantes los comprueban (reacondicionan) para certificar su estado y que sea de la misma calidad y ofrezca el mismo rendimiento que los nuevos.

  1. El software TPV usado suele ser gratuito y de código abierto

El programa de gestión instalado en los TPV es uno de los principales motivos que encarecen este tipo de equipos, dado que hay que pagar costes de licencias mensuales o anuales y, lo peor, de por vida. Pero en el caso de los TPV usadosno es necesario este gasto periódico en licencias ya que el software instalado que gestiona todas las funciones del sistema es de código abierto, es decir, cuenta con una licencia de libre distribución. El código fuente del software es público y es la comunidad la que lo actualiza y mantiene de manera altruista. Luego, es la empresa que lo vende la que ofrece soporte técnico a sus clientes para ayudarles en la puesta en marcha y configuración de sus terminales.

En informática, el software open source (código abierto) es una elección cada vez más habitual ya que no obliga a tener que pagar por suscripciones mensuales o anuales para recibir soporte y mantenimiento.

  1. La garantía que tiene un TPV de 2ª mano es de hasta 3 años

Una de las mayores preocupaciones de los compradores a través de las habituales plataformas de segunda mano, es que el vendedor no les ofrece ningún tipo de garantía sobre los productos comprados, ya que son ventas entre particulares y sin factura. Es por esto, que comprar en una empresa con tienda online especializada en terminales punto de venta da mucha confianza, ya que los equipos se entregan con su correspondiente factura de compra y con 1 año de garantía ampliable a 3, por lo que se tiene la garantía de que nunca te quedarás tirado si surge algún problema.

Por estas razones, y muchas otras, siempre recomendamos que, a la hora de comprar un TPV de segunda mano para un negocio de hostelería o comercio, se acuda a una empresa especializada en este tipo de terminales. Podrás tener la tranquilidad de que los equipos han sido comprobados y que, ante cualquier problema, hay una empresa detrás que responde inmediatamente.