Quantcast
miércoles, 8 diciembre 2021 9:58

Los mejores goles que se han marcado en la historia de los derbis

-

La historia de los derbis madrileños entre Real Madrid y Atlético de Madrid está cargado de una pasión inigualable que solo puede transmitir esa lucha constante por determinar quien manda en la capital española. Tras la clasificación de merengues y rojiblancos a la siguiente fase de la Champions League, ahora se viene un partido apasionante que despejara mucho el panorama que el espera a LaLiga. Muchas figuras han desfilado por ambos equipos, al punto de que varios de los mejores jugadores han jugado estos emocionantes duelos; así que con tanta calidad presente es obvio que se han producido algunos de los mejores goles que se recuerden en España.

Futbolistas de la talla de Di Stefano, Butragueño, Luis Aragonés, Hugo Sánchez (con ambos equipos), Paco Campos, Adrían Escudero, Raúl González o Cristiano Ronaldo han iluminado estos duelos tan importantes con su destreza y, eso si, con todos sus goles. Al final, lo más importante en el fútbol son esos, los goles y los dos equipos saben de eso bastante; aunque se han dado tantos durante todos estos años, hay algunos que superan lo que se pueda describir y quedan grabados en la memoria de todos, al punto de ser catalogados como los mejores de una lista interminable de grandes golazos.

Raúl hizo un revuelo en el área

En la campaña 1996-1997 el Real Madrid se proclamó campeón de Liga en un campeonato con 42 equipos, de hecho tuvo que esperar hasta la jornada 41 para proclamarse campeón; pero para el recuerdo quedarán esas dos victorias ante el Atlético de Madrid, con un Raúl que reventó ambos derbis y que en el primero de ellos se impuso como la gran figura con un doblete.

El segundo tanto del, por aquel entonces, joven de 19 años fue tan espectacular como recordado; al punto de que fue bautizado como el «Raulazo». El canterano aprovechó un pase de Redondo y en el borde del área regateó a Delfi Geli, pero después en el área hizo algo sublime al burlar hasta en tres ocasiones a López, dejarlo tirado en el suelo y chutar casi sin ángulo para batir a Molina. Un golazo tremendo e inolvidable.