Quantcast
sábado, 27 noviembre 2021 22:29

De héroe a salir por patas: la jugarreta de Florentino Pérez a Zidane

Algo que suena cada vez más fuerte en las instalaciones del Real Madrid es que la relación entre Zidane y el vestuario está seriamente tocada. Algo que está quedando evidenciado en el terreno de juego y en los malos resultados que está encajando el conjunto blanco. Pero no sólo eso, sino que incluso con Florentino Pérez existen fracturas difícilmente subsanables.

Por ello, los del Santiago Bernabéu ven su próximo partido de Champions ante el Borussia Mönchengladbach como una final a la cual se debe ganar para no quedar eliminado. Sin embargo, ya suenan algunas voces donde se nombre que Florentino Pérez no va a aguantar mucho tiempo más a Zinedine Zidane… haga lo que haga en este partido decisivo de Champions. Por tanto, el francés está más contra las cuerdas que nunca. Lo repasamos.

Zidane sabe que si no gana el puesto en el banquillo ya no será suyo; Florentino Pérez trama su estrategia

Zidane Real Madrid Florentino Pérez

El entrenador del Real Madrid lleva desde el pasado mes de marzo hablando del futuro de manera condicional. Poco le importa el año que le resta de contrato o lo que se alaba y destaca su trabajo en el banquillo del equipo blanco.

Zidane sabe que si no gana, su cuerpo y su cabeza le dirán que ese papel es mojado, que no vale para nada. Ya lo hizo una vez como jugador cuando comprobó que su físico ya no podía rendir como lo había hecho en los años anteriores. Ahora la situación es muy distinta, bien dijera eso de «en el Madrid mandan los resultados. Quiero muchísimo a este club, llevo aquí ya en Madrid 16 años, pero sé exactamente donde estoy. Cuando no rindes te vas a tu casa y eso es así y lo tengo en mi cabeza». Tal cual.

Por esto, el partido ante el Borussia Mönchengladbach es de vital importancia. Ya no sólo por salvar a los blancos del desastre más abosluto en ‘su’ torneo, sino por conocer qué hará Florentino Pérez si el Real Madrid pasa la fase de grupos. La estrategia del presidente es clara: que Zidane salga por su propio pie. Pero para eso necesitará contar con su mano izquierda.