Quantcast

La industria del dulce encara con incertidumbre el final del año por el Covid-19

La industria española del dulce afronta con incertidumbre los resultados finales de 2020 y del 2021 por el impacto del coronavirus tras confirmar su capacidad de crecimiento al registrar un récord de facturación en 2019, hasta alcanzar los 5.849 millones de euros, según los datos ofrecidos por la Asociación Española del Dulce (Produlce), que integra 69 de las principales empresas del mercado.

El secretario general de Produlce, Rubén Moreno, ha explicado cómo se encuentra el sector ante la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. «Si bien 2019 ha sido un año que nos ha permitido confirmar la fortaleza y competitividad del sector, 2020 ha sido complicado y nos plantea muchas incertidumbres», ha reconocido.

«Las compañías han realizado esfuerzos titánicos para continuar su producción y que el consumidor pudiese confiar en el sector, sucalidad y su capacidad de aprovisionamiento. Así, esperamos finalizar el ejercicio igualmente con crecimientos, lo que nos permitiría mantener nuestra capacidad empleadora», ha deseado.

Moreno cree que solo se podrá salir de esta crisis contando con la «colaboración público-privada en la ayuda a los fabricantes, especialmente a las pymes, y una interlocución fluida y leal desde la Administración respecto a los retos a los que se enfrentará elsector en 2021».

Además, apela al crecimiento en las exportaciones, gracias a la «calidad, competitividad e innovación de los productos, a pesar de las dificultades derivadas del clima comercial internacional» y la recuperación del canal impulso tras los efectos causado en estos negocios por la pandemia.

Respecto al comportamiento de las categorías durante este atípico 2020, marcado por el coronavirus, los resultados estimados por el sector son muy dispares. Así, los subsectores de panificación, galletas, y chocolate y cacao, pueden verse beneficiadas ligeramente por el aumento de consumo en los hogares respecto al realizado en el exterior.

Sin embargo, los relacionados con la pastelería y bollería, y caramelos y chicles podrían terminar el año con una reducción relevante de su mercado por su gran dependencia del canal impulso.

Respecto a turrones y mazapanes, donde los fabricantes se juegan en las próximas semanas el 87% de sus ventas, podrían estimarse en 250 millones de euros, de acuerdo a las cifras obtenidas en 2019.

«Confiamos en que el sector del dulce, poco a poco, recupere el terreno perdido en algunas de las categorías en el mercado interior y siga aumentando su presencia en el exterior para poder seguir favoreciendo al desarrollo económico de las regiones donde están ubicados estos fabricantes, en su mayoría establecidos en lallamada ‘España vaciada’. Queda camino por recorrer en un escenario, además, lleno de incertidumbre», ha subrayado Moreno.

UN SECTOR QUE EMPLEA A 24.158 TRABAJADORES

El sector ha destacado los esfuerzos inversores y las mejoras tecnológicas de las empresas que han permitido la creación de un escenario en el que se integran crecimientos de actividad y estabilidad laboral.

Así, la industria del dulce emplea de forma directa a 24.158 trabajadores, de los que la mayoría están establecidos en regiones de la denominada ‘España Vaciada’. En este sentido, las plantillas están formadas en un 44% por mujeres (7 puntos más que el general de la industria alimentaria), un 21% de jóvenes y el 78% de sus puestos de trabajo son fijos.

Por otro lado, la industria del dulce nacional sigue con su carácter exportador, que el pasado año alcanzaron los 1.393,1 millones de euros, un 8,7% más, permitiendo un saldo comercial positivo de más de 412 millones de euros, siendo Francia, Portugal, Reino Unido, Estados Unidos y Alemania los principales destinos de la producción nacional destinada a mercados exteriores.

Produlce ha destacado que la iniciativas puestas en marcha en materia de innovación impulsan la exportación en 2019 y compensan la reducción del mercado interno, manteniendo los datos positivos del sector un año más.

De esta forma, el 27,1% de las ventas del sector del dulce en 2019 se produjeron en el canal impulso. Así, las tiendas de proximidad y pequeños comercios en categorías como caramelos y chicles o pastelería y bollería, alcanzaron una cuota de mercado del 61,4% y 37,4%,respectivamente.

Por categorías, la del cacao y chocolate se consolidan como primera contribuyente por valor de producción del sector del dulce (26,5% del total), y crece a un ritmo del 3,9%, dos puntos por encima de la media del sector.

Mientras que caramelos y chicles es la primera categoría exportadora en valor, liderando el crecimiento internacional. Dos terceras partes de las toneladas producidas en España se venden ya en mercados exteriores y suponen un 41% de la facturación de esta categoría.

Las exportaciones de galletas han dado un importante salto, con crecimientos del 7,9% en volúmenes vendidos y del 7,3% en facturación en 2019. Casi uno de cada dos kilos producidos en España (47%) se consumen en otros países, principalmente europeos.

Las exportaciones de turrones y mazapanes crecieron un 12% en valor en 2019, lo que muestra el enorme potencial y recorrido que estos productos aún tienen en los mercados internacionales, siendo Reino Unido, Estados Unidos y Francia los principales destinos.