Quantcast

El secreto de tu perro y gato: también ellos pueden ser pesimistas

El comportamiento animal, su carácter y sus emociones, son una de las cuestiones científicas más apasionantes y que más interés suscitan en la actualidad. La fiebre por las mascotas que hemos vivido en las últimas décadas, sobre todo de perros y de gatos, ha hecho que aumente la curiosidad por saber cómo son estos animales “por dentro”. Qué sienten, qué significa que se comporten de una forma u otra, cómo intentan comunicarse…

La etología y la psicología animal son las ciencias que estudian la conducta de los animales. Y, como es evidente, se han centrado con especial interés en aquellos animales que los seres humanos tenemos más cerca: perro, gato, caballo, vaca…Los animales, todos lo hemos comprobado en alguna ocasión, tienen un estado de ánimo que va cambiando, expresan emociones y sienten dolor. Un reciente estudio ha demostrado asimismo que nuestras mascotas también pueden ser optimistas o pesimistas, según las circunstancias vitales a las que se enfrenten en un momento determinado. 

Un perro con ansiedad

pesimistas

El doctor Crump explica que “los estímulos o eventos que elicitan o generan respuestas emocionales pueden influenciar el proceso de toma de decisiones”. Eso, matiza, puede llevar incluso a “decisiones con consecuencias de vida o muerte”. Por ejemplo, esas emociones pueden hacer que el animal sienta una gran ansiedad y vea depredadores y amenazas en cualquier elemento o estímulo de su medio ambiente. Eso, como es obvio, es una conducta desadaptativa. 

La ansiedad por sí misma, por supuesto, no es necesariamente desadaptativa. De hecho es más bien todo lo contrario, pues pone en guardia al organismo contra las posibles amenazas del medio ambiente. Pero una ansiedad que no se corresponda con las amenazas reales que se pueden experimentar solo desquicia al animal. “En esas circunstancias”, concluye el científico, “cuando la base emocional de la decisión que hemos tomado no tiene relación con la decisión misma, aparecen las conductas desadaptativas”.