Quantcast
martes, 17 mayo 2022 1:08

El Real Madrid resucita en la Champions League cuando más lo necesita

-

El partido de Champions League entre el Real Madrid y el Inter de Milán era uno en el que estaban involucrados algo más que tres puntos. Un verdadera final se dio en el Giuseppe Meazza, con ambos conjuntos jugándose la vida; pero al final fue el equipo blanco el que salió inmune con un partido muy completo en el que algunos brillaron, otros estuvieron muy bien y en el que la escuadra italiano puso también su granito de arena para ayudar a la causa merengue.

Zidane sorprendió una vez más de inicio con su alineación, con lo que deja bien claro que por más que la prensa y los expertos lo intenten, jamás le ganarán a esa mente que elucubra tantos planes que hasta sus propios jugadores acaban confundidos. No obstante, en esta ocasión acertó y sus decisiones, incluso en los cambios en el segundo tiempo, dieron pie a un duelo placido en el que el Madrid consiguió el triunfo que les permite encarrilar su camino en Europa y depender de ellos mismos para lograr la clasificación.

El Inter colaboró con el Real Madrid

Arturo Vidal se hizo expulsar de una forma muy tonta

Si bien el Real Madrid tuvo un gran rendimiento no se puedo negar que el Inter de Milán colaboró mucho a que consiguieran esa importante victoria. La verdad no se puede esconder y Zidane deberá estar atento al analizar este partido, porque las pocas ganas y la falta de hambre que mostró el conjunto lombardo contribuyó a ese dominio que se vio por parte del equipo español. Nunca presionaron la salida y en el medio el toque del Madrid fue tan abrumador que las ocasiones que se dieron fueron muchas.

Ya después todo se facilitó mucho más con la tonta expulsión que el mismo Arturo Vidal provocó con sus protestas sin sentido, lo que alivió mucho más al Real Madrid. Con un menos el rival no quiso correr tantos riesgos y el dominio aumento. Ya en la segunda parte fueron tan superiores que los últimos 10 minutos del inútil toqueteo sobraron tanto para ellos como para los que vieron el partido. No obstante, la superioridad si que existió; aunque haya sido en buena medida por un Inter ramplón al que esta derrota puede pesarle mucho en sus aspiraciones de clasificar.