Quantcast

La foto subida de tono de Miguel Herrán con la que ha llegado a una ‘triste’ realidad

Miguel Herrán es un joven actor malagueño, de apenas 24 años, conocido sobre todo por su papel en “La Casa de Papel”. En los últimos años, y debido en exclusiva a su aparición en dicha serie de Netflix, Herrán se ha visto de pronto en la primera fila de la fama y la visibilidad mediática. Antes los famosos lo eran sobre todo a través de la televisión, y así lo sigue siendo en parte, pero hoy en día son las redes sociales, y sobre todo Instagram, donde los famosos se hacen famosos y dejan de serlo. Miguel Herrán ha decidido hacer en su Instagram una especie de experimento para analizar el comportamiento de los usuarios de la red social.

Son 13 millones las personas que están pendientes a lo que publica y dice en Instagram Miguel Herrán. El actor debió de preguntarse: ¿qué esperan de mí?, ¿qué puedo ofrecerles?, ¿qué es lo que les gusta?, ¿cuáles son las publicaciones que atraen más likes y se comparten más y por qué? El actor malagueño se decidió a descubrirlo poniendo en marcha un experimento psicológico y sociológico en tiempo real.

Los likes y los desnudos

miguel-herran

La psicología del usuario de redes sociales es un misterio solo en apariencia. Cualquiera que haya visto “El dilema de las redes”, un documental disponible en Netflix, se habrá dado cuenta de que los diseñadores de estas plataformas tienen muy estudiada la cuestión. Todo está cuidadosamente pensado para engancharnos a la red social y que pasemos el mayor tiempo posible conectados a la misma. Nada se deja al azar, y controlan nuestros sentimientos e impulsos a placer. 

La carne desnuda y cualquier referencia o suspicacia erótica da mucho juego en Instagram. Así lo está comprobando Miguel Herrán, que no acaba de tener claro si se trata de una buena o una mala noticia. Hasta el momento, la foto de la prueba, la que se hizo ante el espejo sin camiseta, acumula más de millones de “me gusta”. Otra foto en la que aparece haciendo posturas en la moto apenas ha llegado a los 700.000. Parafraseando el refrán, “un pecho tira más que una moto”.