Quantcast

Gobierno Vasco dice que la ciudadanía se puede cansar de cumplir las restricciones

La consejera de Salud del Gobierno Vasco, Gotzone Sagardui, ha advertido de que los anuncios “precipitados” del Ejecutivo central en torno a la vacunación frente al coronavirus, así como sobre las medidas preventivas que se establecerán para Navidad, pueden acabar haciendo que los ciudadanos “se cansen” de atender a los “sacrificios” que se les exigen para contener la pandemia.

Sagardui, en su comparecencia semanal ante la Comisión de Salud del Parlamento Vasco, ha censurado la forma en la que el Ejecutivo español ha dado a conocer sus propuestas para flexibilizar las restricciones frente al coronavirus durante el periodo navideño y para implantar en 2021 un calendario de vacunación contra la enfermedad.

La consejera, que esta tarde participará en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, ha informado de que no recibió el borrador sobre las medidas preventivas que se establecerán para Navidad hasta las ocho y media de la mañana de este pasado martes.

Sagardui ha asegurado que desde el Ministerio de Sanidad se explicó a los gobiernos autonómicos que podrían plantear sus propuestas con el fin de que estas pudieran ser “integradas” en el borrador para este miércoles.

“SIN CONTRASTAR NADA”

No obstante, ha denunciado que a las pocas horas de haber recibido el texto del Ministerio, el borrador ya había llegado a los medios de comunicación “sin integrar ni contrastar nada” con las comunidades autónomas, lo que abrió el debate social sobre las medidas que se recogían en el texto “de par en par”.

Sagardui ha afirmado que desconoce quién “se ha adelantado” a la hora de difundir un borrador que no incluía las aportaciones de las gobiernos autonómicos y cuál puede ser el “propósito” de esta forma de proceder.

No obstante, ha mostrado su “preocupación” respecto a la posibilidad de que este tipo de anuncios “precipitados” acaben haciendo que los ciudadanos “se cansen de atender a las reiteradas solicitudes y a los sacrificios” que les exigen las administraciones públicas para mantener las medidas preventivas frente al virus.

En una línea similar, ha llamado a evitar los “debates precipitados” y la generación de “expectativas” que puedan “debilitar” el mantenimiento de las medidas preventivas y las recomendaciones sanitarias individuales y colectivas.

Sagardui también ha planteado varias objeciones al anuncio efectuado por el presidente del Gobierno centra, Pedro Sánchez, respecto a la implantación de un calendario único de vacunación frente a la covid-19 en toda España.

La consejera ha afirmado que en este caso “no hay planes de unos y de otros”, sino que ha sido un grupo de expertos de las distintas comunidades autónomas el que ha definido cómo desarrollar el programa de vacunaciones el próximo año, una vez que estén disponibles las vacunas que adquirirá el Estado español.

Sagardui ha explicado que el procedimiento establece que dicho plan debería haberse elevado a la Comisión de Salud Pública, para posteriormente ser analizado en una comisión delegada, y posteriormente ser objeto de análisis en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

“El recorrido empieza en lo técnico y acaba en lo institucional”, ha manifestado la consejera. No obstante, ha lamentado que, en este caso, el plan de vacunación haya pasado “directamente” del grupo de expertos que lo ha diseñado “a la rueda de prensa del presidente del Gobierno”.

El Gobierno Vasco –según ha informado Sagardui– no recibió el plan anunciado por Sánchez hasta este pasado martes por la tarde, aunque previamente ya había tenido constancia del mismo a través de los medios de comunicación.

La consejera ha lamentado que detalles “importantes” para el desarrollo del programa de vacunaciones, y que dependen de la Unión Europea y del Gobierno central, no hayan sido aclarados por este último, como los referidos al tipo de vacuna que llegará en primer lugar a España, el número de dosis, la fecha de llegada de las mismas, o los requisitos de transporte, mantenimiento y administración de la vacuna.

“Todo eso es importante y decisivo para establecer protocolos de vacunación efectiva, pero no sabemos nada de eso”, ha censurado. Por el contrario, ha afirmado que en lo que se refiere las cuestiones que dependen del Gobierno autonómico, como los lugares de vacunación, las jeringuillas en las que se administrará la vacuna –que ya han sido adquiridas– y las citaciones, ya están siendo objeto de preparación por parte de Osakidetza y del Departamento de Salud.

COGOBERNANZA

Sagardui, que ha reiterado la voluntad de “entendimiento” del Gobierno Vasco, ha recordado que el Ejecutivo central ha establecido un modelo de “cogobernanza” con las autonomías para gestionar la crisis sanitaria. Sin embargo, ha avisado de que para que este sistema funcione es necesario “compartir”, puesto que aunque el Gobierno central tenga el papel de “coordinar” la política sanitaria, la ejecución de la misma es competencia de los gobiernos autonómicos.

En el caso concreto de las vacunas, ha recordado que la administración de estos tratamientos debe llevarse a cabo “específicamente” por los servicios de salud de cada comunidad autónoma, por lo que no puede haber un plan de vacunación “exclusivo y exacto” para todo el Estado. “Les guste o no, el servicio de salid depende de la comunidad autónoma”, ha manifestado.

En este sentido, ha lamentado que se haya llegado a afirmar que se podrían habilitar 300 puntos de vacunación frente a la covid-19 en Euskadi, cuando el Gobierno central ni siquiera “ha hablado” con el Ejecutivo vasco sobre este tema, y cuando la disponibilidad de espacios de vacunación depende de unos requisitos que –como los referidos a la conservación o al sistema de entrega de los tratamientos– aún no se han dado a conocer.

De todas formas, ha reconocido que lo que sí se puede hacer es fijar una serie de medidas “orientativas” para la administración de la vacuna en todas las autonomías.

La consejera también ha analizado la evolución de la pandemia en Euskadi, sobre la que ha asegurado que mantiene una tendencia “muy buena”, si bien el nivel de transmisión del virus sigue siendo “muy alto”.

Por ese motivo, ha reiterado la importancia de permanecer “alerta” y de seguir respetando las medidas preventivas contra la expansión del virus. “Vamos mejorando, pero no estamos bien”, ha resumido.

En este sentido, ha afirmado que se prevé que en los próximos días siga aumentando el número de ingresos por covid-19 en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), aunque ha confiado en que si se mantiene el descenso progresivo de contagios, la presión de las UCI pueda empezar a disminuir.

Por su parte, el viceconsejero de Salud, Iñaki Berraondo, ha destacado que el “suave” descenso en el número de nuevos positivos que se inició hace unos días se ha “agudizado” en las últimas jornadas, una tendencia que, “con todas las reservas”, se prevé que pueda continuar en las próximas fechas.

Berraondo ha explicado que esta tendencia positiva se plasma en datos como el de la reducción de la incidencia acumulada en los últimos días, que se sitúa en 604 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes.

Además, la tasa de positivos en las pruebas de covid-19 se sitúa en el 5,6%, la cifra más baja de los últimos días, mientras que el indicador ‘R0’, que mide los nuevos contagios que produce cada persona infectada, sigue reduciéndose y se sitúa actualmente en 0,79. En la parte negativa se encuentra el “exceso de mortalidad” que sigue provocando la pandemia en Euskadi, que según ha reconocido el viceconsejero costará “un poco” poder reducir.