Quantcast

Cómo hacer unas alitas de pollo aliñadas increíbles

Vale que no es la receta más sana que puedas hacerte para comer. Pero, ya lo sabemos, la virtud está en el punto medio. Sin abusar, y muy de cuando en cuando, unas buenas alitas de pollo son una comida deliciosa ideal para compartir con la familia y los amigos. Eso sí, este no es un plato que se pueda improvisar de la noche a la mañana o sobre la marcha

Las alitas de pollo requieren una previsión de al menos 24 horas para que todo el proceso se pueda seguir correctamente. No es que sea una receta difícil ni mucho menos. Cualquiera con un manejo básico de la cocina será capaz de preparar unas alitas de pollo. Vamos a ver cómo se hacen. 

Empezamos con el aliño

alitas-pollo

Antes de meterle mano a las alitas conviene tener lista la marinada que nos servirá luego para adobar. Cogemos todos los ingredientes que hemos dicho más arriba, los echamos en un bol lo suficientemente amplio y lo revolvemos. Hay que insistir en eso y batirlo bien hasta que todo se quede mezclado. 

Pasamos ahora el pollo. Límpialo bien antes de ponerte a prepararlo. Coloca las alitas en un recipiente hondo y bastante grande. Luego, echa por encima la marinada del adobo. A ser posible, la marinada debería cubrir el pollo totalmente, para que así vaya cogiendo el sabor.