Quantcast

El Cermi, sobre los efectos de la pandemia en la discapacidad: “Sabíamos que estábamos mal, pero hemos comprobado que estamos muy mal”

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) ha asegurado, sobre los efectos del Covid-19 en las personas con discapacidad y sus familias, que “la pandemia nos ha dado una lección triste y sombría”, ya que “sabíamos que estábamos mal, pero hemos comprobado que estamos muy mal”.

En estos términos se expresó el presidente del Cermi, Luis Cayo Pérez Bueno, en una entrevista en el programa ‘Buena gente’ de Radio Ya, recogida por Servimedia, en la que afirmó que “esta pandemia no ha afectado a todo el mundo por igual”.

Así, lamentó los efectos en las personas mayores, con las que tuvo un “recuerdo emotivo” y en las personas con discapacidad, que están situadas en “posiciones de vulnerabilidad extrema”. Además, advirtió de que esta situación no se ha dado solo por motivos de salud o de edad, sino también por “factores políticos, económicos y de gestión, de modelo social”.

Para evitar que vuelva a repetirse este contexto en el futuro, el responsable de la plataforma representativa de la discapacidad en España instó a “repensar el modelo residencial”, ya que no es “el modelo adecuado en situaciones de crisis de salud masiva”. Por ello, abogó por impulsar sistemas de vida en comunidad con los apoyos necesarios, para que las personas que no lo deseen no se vean obligadas a vivir en centros colectivos.

FONDO DE RESCATE

Por otra parte, Pérez Bueno recordó la reivindicación del movimiento Cermi de crear un fondo de rescate de emergencia para que las entidades de la discapacidad puedan hacer frente a los efectos de la pandemia, pues muchos servicios que prestan “están en peligro si no hay una respuesta por parte de los poderes públicos”.

Asimismo, urgió a implementar un “plan de choque” en el ámbito del empleo, que sigue siendo un “bien lejano para las personas con discapacidad” y que ahora, con las consecuencias económicas de la pandemia, “está más en entredicho”. De esta forma, pidió aprobar un nuevo marco legal de inclusión laboral, ya que el actual es de los años 80 “y con instrumentos oxidados y antiguos no se puede intervenir” en el presente.

Durante la entrevista, el presidente del Cermi criticó también los problemas a los que se ha enfrentado el alumnado con discapacidad ante el cierre de centros educativos y por la falta de accesibilidad de los contenidos y plataformas virtuales con los que se ha ido trabajando durante el confinamiento.

NO HAY PLAN B

En este sentido, extrapoló esta situación a otros trámites relevantes de la administración durante los últimos meses. “la accesibilidad no es un lujo. Sin ella, la existencia de un mundo digital en el que todos estamos conectados y podemos participar, no es cierta, y aflora de un modo grosero” como hemos visto”, expuso Pérez Bueno, quien, además, sentenció que si las administraciones públicas cierran “y no hay plan B, es el sálvese quien pueda”.

Como aspecto positivo de las últimas décadas en materia de discapacidad, destacó el cambio que se ha producido en el imaginario colectivo en la sociedad. Así, defendió que “la inclusión es una cuestión de tiempo. Ya no está en duda. Tenemos que ponernos a la tarea porque, si aceleramos el proceso, antes tendremos una ‘situación de normalidad’, en la que la discapacidad no sea un factor que te condicione toda la vida”.

Eso sí, subrayó la importancia del asociacionismo y del trabajo conjunto para canalizar las demandas de la discapacidad, así como a “estar siempre vigilando y combatiendo contra las situaciones de discriminación que tratan de dañarnos y apartarnos”.

SERVIMEDIA