Quantcast

Expertos de la ULL estiman el impacto económico del COVID-19 en canarias

La crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 ha supuesto una alteración radical e inesperada en el conjunto de la actividad productiva canaria, con una especial incidencia en el sector turístico. Las restricciones a los movimientos de personas, el cierre de establecimientos turísticos y las incertidumbres sobre la recuperación de la demanda turística convierte al sector turístico, y por extensión a Canarias, en uno de los agentes económicos que previsiblemente sufrirá con mayor intensidad las consecuencias económicas derivadas de esta crisis sanitaria.

Un primer paso en el proceso de reconstrucción y regeneración de la actividad productiva es la valoración del impacto económico derivado de esta situación. Con ese objetivo, un equipo de investigadores de la Universidad de La Laguna integrado por los profesores Juan José Díaz Hernández (Departamento de Economía, Contabilidad y Finanzas), Domingo Jesús Lorenzo Díaz (Departamento de Economía Aplicada y Métodos Cuantitativos) y Eugenio Díaz Fariña (Escuela Universitaria de Turismo de Santa Cruz de Tenerife) han elaborado un documento denominado Estudio del Impacto Económico de la Crisis Sanitaria del COVID-19 en Canarias.

Para dicho análisis se han definido tres posibles escenarios en función del momento en que se prevé iniciar la recuperación de la actividad económica en Canarias, así como de la intensidad de dicha reactivación. Para ello, se ha tenido en cuenta la duración de la denominada fase de desescalada, la fecha de apertura de las actividades económicas afectadas por el decreto de alarma, el restablecimiento de las conexiones aéreas y la apertura de los establecimientos turísticos y de ocio.

Centrando el análisis de los resultados en el denominado escenario intermedio, el análisis de la paralización del conjunto de actividades productivas causado por el COVID-19 se estima que provocaría una reducción del 20,8% del PIB de Canarias en el año 2020, valorada ésta en 9.700 millones de euros. Esta significativa paralización económica provocaría una destrucción de 192.641 empleos en Canarias durante el año 2020.

Además de este análisis del impacto global derivado de la paralización del conjunto de actividades afectadas por el estado de alarma decretado, este estudio ha valorado el impacto específico causado por la caída en el gasto turístico que tendrá lugar a raíz de las limitaciones al movimiento de pasajeros y del cierre de los establecimientos y de otros servicios relacionados con la actividad turística.

Para ello, se ha utilizado el modelo de tabla input-output que describe las relaciones entre las distintas ramas de actividad que componen la estructura productiva canaria. En particular, se ha procedido a una actualización con datos del año 2016 y mediante la metodología RAS de la última tabla input-output publicada por el ISTAC en el año 2005, lo que confiere a esta investigación una importante novedad metodológica.

En este caso, y bajo un escenario intermedio que cifra la llegada total de turistas para 2020 en 4,7 millones, esto es, un 30% del recibido en 2019, este estudio ha estimado una caída en el gasto turístico para el año 2020 que ascendería a 9.500 millones de euros. Esta caída en la demanda se estima que arrastraría, tanto de manera directa como indirecta, al conjunto de la actividad económica canaria hasta provocar una reducción del 10,1% del PIB de 2020 valorada ésta en 4.700 millones de euros.

A su vez, este impacto económico causado exclusivamente por el parón de la actividad turística definido para un escenario intermedio provocaría una destrucción de 99.700 empleos en el conjunto de sectores productivos canarios, calculan los investigadores de la Universidad de La Laguna.

Es importante destacar que las diferencias observadas en los impactos económicos estimados tanto por el enfoque de oferta como de demanda vienen explicadas por el hecho de que mientras en el primer caso se considera que el desencadenante inicial del impacto económico es la paralización del conjunto de actividades productivas desempeñadas por todas las ramas de actividad afectadas por el COVID-19, en el caso del estudio de demanda únicamente se ha considerado los efectos ocasionados por la caída en el gasto turístico, sin considerar las posibles variaciones en otros componentes de la demanda agregada que pudiesen verse afectadas por esta crisis sanitaria como son la inversión, el gasto público y los flujos de exportaciones.

En cualquier caso, los resultados obtenidos de este estudio de impacto económico del COVID en Canarias ponen de manifiesto la extraordinaria reducción de la actividad económica y la fuerte destrucción de empleo, con una especial incidencia en el sector turístico.