Quantcast

La vicepresidenta Ribera, a bares, restaurantes y comercios: «No hay una obligación de abrir»

La vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, destacó este jueves que «no hay una obligación de abrir» si pequeños establecimientos comerciales, bares o restaurantes consideran que no les sale rentable, y prefieren esperar en lugar de reabrir la actividad siguiendo las recomendaciones del plan de desescalada del Ejecutivo.

Ribera, que coordina el grupo de expertos que ha elaborado el plan de desescalada del Gobierno, indicó en declaraciones a RNE, recogidas por Servimedia, los criterios recogidos en ese documento son «orientativos» y que la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, trabaja con los distintos sectores comerciales en este sentido.

«Todos debemos entender que esto es un sistema gradual, no hay una obligación de abrir. Si hay quien considera que es mejor esperar, pues puede esperar. Empezamos por las cuestiones sencillas, los sitios que se pueden abrir simplemente para llevarse la comisa a casa o las terrazas al aire libre, donde es más fácil mantener la distancia social. Luego vamos introduciendo recomendaciones de aforo», apuntó.

Ribera recalcó que la reapertura de bares y restaurantes es un tema que ha quedado relegado «al final» en los planes de desescalada de algunos países, como Francia. En España, la vuelta a la actividad de la hostelería será gradual y estará en manos de los empresarios.

«No se impone ningún tipo de obligación a nadie, quien no se sienta cómodo y le parezca que las cuentas no salen, evidentemente se entiende que permanezca cerrado», apostilló.

Respecto a las medidas de protección para los trabajadores, Ribera indicó que «hay que respetar» la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, que debe adecuarse a los riesgos asociados al coronavirus, y que los elementos de protección personal serán habituales en los centros de trabajo donde no se pueda trabajar desde casa.

(SERVIMEDIA)