Quantcast

El suplicatorio de Puigdemont podría tardar al menos cuatro meses en tramitarse

El suplicatorio que el Tribunal Supremo ha pedido al Parlamento Europeo para procesar a Carles Puigdemont y Toni Comín por el ‘procés’ podría tardar al menos cuatro meses en tramitarse, debido a la propia gestión del informe y a que su elaboración se puede ver retrasada por el ‘Brexit’.

Fuentes de la Eurocámara informaron de que el suplicatorio sobre Puigdemont, antes de ser votado por el Pleno de la institución, sigue una tramitación en la llamada Comisión de Asuntos Jurídicos.

Este órgano, que debe realizar un dictamen y dentro del cual serán oídos Puigdemont y Comín, está presidido en estos momentos por Lucy Nethsingha, del Reino Unido. Esta eurodiputada debería abandonar el cargo si su país efectivamente abandona la Unión Europea a finales de enero, como pretende el primer ministro del país, Boris Johnson.

La elección de un nuevo presidente de esta comisión llevaría a febrero el comienzo de la tramitación del suplicatorio de Puigdemont y Comín, lo que retrasa ya un mes el inicio de las deliberaciones y el examen de los informes.

PETICIÓN A SÁNCHEZ

Al mismo tiempo, el ‘Brexit’ también propiciará cambios en el número de diputados de los partidos españoles representados en el Parlamento Europeo, con lo que se deberán ajustar también las comisiones.

Asimismo, las fuentes consultadas indicaron que, hasta el momento, existe coincidencia entre PP, PSOE, Ciudadanos y Vox en apoyar de forma unánime en la Eurocámara los suplicatorios de Puigdemont y Comín. No obstante, este mismo lunes el exresponsable de la Generalitat pidió al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que bloquee su suplicatorio si de verdad quiere “desjudicializar” la cuestión catalana.

Todos los meses que pasen mientras que el Pleno de la Eurocámara no vote los suplicatorios de Puigdemont y Comín supondrá que estos podrán acudir a las sesiones de la institución y participar en los debates parlamentarios. También cobrarán sus retribuciones como europarlamentarios y tendrán inmunidad en los países de la UE.

No obstante, el expresidente catalán y el exconsejero tienen pendiente ser adscritos a algún grupo de la Eurocámara, ya que este lunes comenzaron como ‘no adscritos’ y sentados en las filas últimas del hemiciclo.

SERVIMEDIA