Quantcast

Tomás Pérez traslada a los nuevos responsables, la necesidad de que la segunda fase de la nueva carretera se inicie cuanto antes

El alcalde de La Aldea de San Nicolás, Tomás Pérez, ha mantenido varios contactos «con los nuevos responsables regionales, tanto el presidente Ángel Víctor Torres como el consejero de Obras Públicas, Sebastián Franquis, desde el minuto uno, para trasladarles la necesidad de que el proyecto de la segunda fase de la nueva carretera, comience a ejecutarse cuanto antes».

El regidor hace estas declaraciones en respuesta a la solicitud del Roque Foro Aldeano, de que exija a los nuevos responsables que agilicen el inicio de las obras. Tomás Pérez afirma que «sabemos lo que tenemos que hacer, y lo estamos haciendo».

El alcalde aldeano asistió a la toma de posesión del nuevo presidente, Ángel Víctor Torres, ocasión que aprovechó para tratar el tema con éste y además, con el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos. A estos contactos se suman varios mantenidos con el nuevo consejero, Sebastián Franquis, «desde el primer momento que tuve conocimiento de su nombramiento».

Tomás Pérez avanza que tenemos el compromiso del consejero “de analizar las razones por las que se ha retrasado la ejecución de la nueva carretera, para encontrar una solución».

LA REHABILITACIÓN DE LAS VPO LOS CARDONES ALCANZA SU RECTA FINAL

La concejal de Obras, Naira Navarro, visitó este martes la obra de rehabilitación de las VPO Los Cardones, con motivo de alcanzar la fase final de la ejecución del proyecto.

Cabe señalar la importancia de esta intervención, porque viene a solucionar una demanda largamente planteada por los vecinos de estas viviendas.

La rehabilitación de las 48 viviendas públicas de Los Cardones se inició en 2018, tras la firma del acuerdo de financiación en la Comisión Bilateral entre Canarias-Estado, por un importe de 640.000 euros, aportados por el Ministerio de Fomento, Gobierno de Canarias, el Cabildo de Gran Canaria, el Ayuntamiento y los propios vecinos.

La promoción está dividida en dos bloques de 24 viviendas cada uno y tres plantas de altura. Con una antigüedad de 30 años, presentaba problemas estructurales y de humedades.

El Ayuntamiento ha gestionado la inversión, licitó y ha dirigido las obras. La intervención ha consistido, básicamente, en la rehabilitación de fachadas, cubiertas, elementos estructurales dañados y acondicionamiento de la urbanización.