Compartir

La mascota de una joven del Reino Unido ha conseguido vender cuadros realizados con sus propias patas por una cifra de 1.000 libras, más de 1.100 euros.

Gus, una rata propiedad de Jess Indseth, una joven de 19 años, vecina de la ciudad de Manchester (Reino Unido), se aficionó a la pintura cuando su dueña bañó sus patas en colores y dejó que expresara su arte sobre un papel, informa ‘The Sun’.

Tras comprobar que la rata tenía talento, Indseth compró pintura no tóxica, una serie de mini lienzos y otras cuatro ratas para que dibujaran en libertad. Decidió poner a la venta en resultado y la idea ha sido un éxito.

Los amantes de la pintura adquirieron cada cuadro por 20 libras a través del sitio web ‘Etsy’, habilitado por Indseth para la venta de las pinturas.

La web ha recibido peticiones de lugares tan dispares como Corea del Sur o Australia.

“Gus es como un mini Matisse”, comentó la joven a ‘Real-Fix’. “Me encanta su obra y a mucha otra gente en todo el mundo también. Me sorprendió descubrir que había un mercado para pinturas de ratas, pero es increíble”, se sorprendió el joven.