Compartir

Un hombre utilizó una podadora de ramas para salvar la vida de dos ciervos que se habían quedado enganchados por sus astas y permanecían atrapados en el interior de un arroyo de agua helada.

Un grupo personas de Alto, en Michigan (Estados Unidos), encontró a los animales el miércoles en un riachuelo del bosque. Los venados luchaban por sus vidas mientras trataban de separarse en mitad del agua. No sabían cómo proceder para ayudarles hasta que a uno de ellos se le ocurrió avisar a Brad Lyons, un vecino, el cual sabían que era dueño de una podadora de árboles.

Lyons no dudo en unirse al grupo. Se metió en el agua y, a cierta distancia, cortó las astas de los animales con la sierra mientras su mujer grababa la gesta con su teléfono móvil.

Los ciervos quedaron en libertad y, tras salir del arroyo, se perdieron por el bosque.

Lyon se ha convertido en el héroe local.