Compartir

Pablo Motos se ponía al frente de ‘El Hormiguero’ de este martes como cada noche pero, el programa 2.001, arrancaba de una forma distinta. El presentador echó mano de un truco para unirse al resto del equipo en su ya mítico baile del comienzo ante la imposibilidad de poder hacerlo con normaliadad.

Como ya les contamos,  él mismo explicó en directo el pasado viernes a través de sus redes sociales, que se sometía a una intervención del menisco que llevó a cabo el doctor Villamor, de la que aún se está recuperando por lo que para moverse necesita muletas. Para representar la coreografía, Motos aparecía tapado por una pantalla que mostraba sus piernas bailando.

Tras dedicar unas palabras de agradecimiento para su médico, por ser tan profesional y tratarle con cariño, y extenderlas al resto del equipo que actúan del mismo modo, Motos presentaba a su invitado, Bertín Osborne, disco de Oro por ‘Yo debí enamorarme de tu madre’,.

A punto de iniciar una gira con 80 conciertos, el cantante aseguró no tener miedo y apuntaba que disfruta cada actuación, al tiempo que reconoció que no acude a los ensayos porque a su entender “es para los músicos, vas a la prueba de sonido y vale. Ya me lo sé”.

En la entrevista, Bertín contó que le gusta tanto actuar como el momento de después: “Tienes la adrenalina a tope. El momento que más disfruto del día es la cena de después, una copita, relajado, soy de pelotazo. Me gusta el vino, español, nada de mariconadas con el francés. Cuando salgo por ahí bebo mezcal, hay que ponerlo de moda, no te pega y no deja resaca ni nada”, aseguraba.

Su defensa del vino español le valió el aplauso del público asistente, aunque en las redes sociales se desataron las críticas.

Que dice Bertín Osborne que os dejéis de mariconadas y bebáis vino español…