Compartir

Una alumna que utiliza velo ha tenido que ser trasladada de centro educativo después de que el colegio concertado Cruz de Piedra donde estudiaba, en Jumilla (Murcia), le impidiera el acceso.

Su madre, Samira El Younesy, ha contado al diario ‘La Verdad’ que su hija “ha llorado y sufrido mucho, ya que ella solo quería ir al colegio a estudiar”.

La progenitora ha explicado que tras una reunión con la dirección del centro y los servicios jurídicos de la coordinadora, y al no “haber parte de expulsión”, la niña volvió al centro “pero la llevaban a la biblioteca con una maestra, a modo de castigo, por no cumplir con las normas, y le ponían muchos deberes y exámenes de materias que no había dado”.

Finalmente, y tras reunirse con el inspector, a la madre le confirmaron que cambiarían de centro a su hija.

Tras las críticas de varias ONG, el colegio concertado ha publicado un comunicado en el que recuerda que el centro “tiene la obligación de hacer cumplir las normas de convivencia y que la omisión de esas obligaciones podría incurrir en responsabilidad administrativa, o incluso penal, por ignorar su existencia”.

Por su parte, la Consejería de Educación aclara que “la niña ha estado desde el principio asistiendo con regularidad a las clases en el centro educativo, con velo” y  defiende que ha intentado “mediar a través de varias reuniones para adoptar la solución más adecuada, tanto para el centro como para la familia”.

Según la madre de la menor, la Concejalía le manifestó que ellos no podían hacer nada al ser una norma del colegio. Ella ha denunciado para que «no le pase lo mismo a otra niña» https://t.co/vVEY6J5G05