Compartir

La primera ministra británica, Theresa May, se enfrentará esta tarde al descontento de los ‘torys’, en una votación crucial que podría sacarla del poder. Tras conocer la noticia, May ha comparecido en Downing Street, donde ha defendido el servicio prestado a su partido y ha subrayado que “luchará contra la moción de censura con todas sus fuerzas”.

May ha advertido además de que “un cambio de liderazgo pondría el futuro del Reino Unido en riesgo y amenazaría las negociaciones del ‘brexit'”.

El descontento de algunos de sus compañeros de filas por su negociación del brexit con la UE,  y la decisión de May de aplazar sin fecha, la votación en el Parlamento que estaba prevista para ayer martes, ha logrado recabar los suficientes apoyos para someter el futuro de May en el partido, a una moción de confianza.

Según ha informado Graham Brady, presidente del llamado ‘Comité 1922’ del partido, se ha superado el umbral de 48 cartas necesarias para se produzca la moción de confianza.

De salir adelante, May deberá abandonar su puesto de manera instantánea, y si fracasa la moción, podrá continuar 12 meses más al frente del partido conservador.

En plena cuenta atrás, para que se lleve a cabo la moción de confianza, los conservadores comienzan a pronunciarse. Entre ello, el ministro de exteriores, Jeremy Hunt, ha anunciado que respaldará a May.