Compartir

Un hombre fue arrestado supuestamente por encontrase en estado de embriaguez en la vía pública. El detenido, a pesar de que negó haber bebido, pasó 18 horas recluido en su celda, donde sufrió un paro cardiaco. Los agentes no hicieron nada para socorrerle al pensar que seguía alcoholizado.

En un vídeo hecho público por la ‘CBC’, se puede ver cómo Alan Ruel, de 73 años y originario de Albarta (Canadá), desfallece en el interior de una celda. Los hechos ocurrieron en 2015. Ahora Ruel ha demando a la Policía canadiense por negligencia.

De acuerdo a su demanda, el 16 de julio de 2015 Ruel sufrió un “episodio desorientador”, probablemente debido a una dolencia cerebrovascular, lo que le hizo hablar con dificultad. Tras entrar en un bar, uno de los empleados llamó a la policía por considerar que estaba borracho. Según el agente que le arrestó, su aliento olía a alcohol.

El detenido negó en todo momento que hubiera bebido y solicitó que le realizaran la prueba de alcoholemia, los agentes se negaron.

Ruel ingresó en la celda a las 7 de la madruga. Horas después, se derrumbó en el suelo al intentar sentarse tras sufrir un derrame cerebral masivo, tal y como indica un examen medico que se le practicó a la víctima.

El arrestado pasó 12 horas tirado y sin recibir asistencia.”Probablemente fue uno de los peores días de mi vida. Estaba absolutamente aterrorizado. Tenía miedo. Estás solo. Tienes frío. No sabes por qué estás allí. Hay personas que se supone que deben ayudar”, señaló Ruel al citado medio.

Tras 18 horas retenido, Ruel fue trasladado en hospital, donde logró sobrevivir. Ruel ha demandado a las autoridades a las que reclama seis millones de dólares.