Compartir

La Policía Nacional investiga la muerte de un niño de ocho años que se ha precipitado desde un quinto piso en Alicante. Según los primeros indicios, todo apunta a que fue un accidente.

El trágico suceso tenía lugar en la tarde del lunes, en la calle Francisco Álvarez, y fue el propio padre, según el ‘Diario Información’, quien dio la voz de alarma y bajó rápidamente a ver al pequeño que había caído al patio de la urbanización.

Los efectivos del SAMU se personaron rápidamente en lugar, junto con agentes de la policía, pero pese a las maniobras de reanimación no pudieron salvar al pequeño.

La Policía Judicial y la Científica inspeccionaron la zona para recabar datos y, según las fuentes policiales, los primeros indicios apuntaban a que el niño sufrió un accidente porque la ventana estaba un poco abierta, en el domicilio donde estaba el padre. Este miércoles se practica la autopsia.