Compartir

La Fiscalía de Málaga ha pedido a la jueza que instruye el caso del pequeño Julen, que falleció tras caer en un pozo ilegal en el municipio de Totalán, que cite al dueño de la finca, y tío del niño, David Serrano, como investigado por un delito de homicidio imprudente. Según ha informado  ‘Diario Sur’, el Ministerio Público reclama además que el pocero sea llamado a declarar como testigo,  junto con una docena de personas, incluidos los padres de Julen y los senderistas que estaban en la zona.

Según el escrito de la Fiscalía al Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, que se ha elaborado tras estudiar el informe presentado por la Guardia Civil, ya se pueden formular distintas hipótesis de los momentos previos de la fatal caída del pequeño y, por tanto, procede depurar, si es que las hubiere, las responsabilidades penales de las personas intervinientes.

En declaraciones a ‘Espejo Público’, el abogado de Serrano, Antonio Flores, ha asegurado que se ha enterado por la empresa, pero considera “que la Fiscalía se equivoca” porque ha puesto el foco de la acusación sobre su cliente, y no sobre el pocero que cavó el fatal pozo.