Compartir
Google Maps

El Juzgado de Zamora ha puesto una orden de alejamiento a los padres del bebé de diecisiete meses ingresado en centros hospitalarios de Zamora y Salamanca por ingerir hachís y cocaína.

Los padres también tienen esta misma orden para no acercarse a sus otros dos hijos menores. El bebé estuvo ingresado en el Hospital Virgen de la Concha de Zamora, los médicos no pudieron despertare, por lo que se le tuvo que trasladar en helicóptero a un hospital salmantino.

Pasó todo el fin de semana en el centro hospitalario de Salamanca en la UVI hasta que su salud mejoró lo suficiente como para ser trasladado de nuevo al centro zamorano. El menor sufre un “síndrome confusional estuporoso”.