Quantcast

PSOE y Podemos estiman que en dos meses puede entrar en vigor reforma del CGPJ

PSOE y Unidas Podemos estiman que la reforma de la ley orgánica del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que impulsan podría entrar en vigor a los dos meses de tomarse en consideración y ha recordado que no se requiere un informe previo del Consejo de Estado al no ser un proyecto que emana del Gobierno.

De hecho, PSOE y Unidas Podemos están convencidos de que saldrá adelante en el Congreso y ha recordado que formaciones que congregan 188 diputados ya emitieron un comunicado conjunto exigiendo que se superara el bloqueo en el CGPJ.

Además, su propuesta pauta la activación de la designación de 12 vocales de este órgano que corresponden a las cortes generales por mayoría absoluta en un plazo de 48 horas, en caso de que fracasara la designación por mayoría cualificada.

Así lo han indicado en rueda de prensa conjunta los portavoces de PSOE y Unidas Podemos, Adriana Lastra y Pablo Echenique, respectivamente, después de haber registrado esta iniciativa en la Cámara Baja sobre las 12.30 horas.

Lastra ha explicado que esta reforma trata de evitar que el CGPJ vea bloqueada su actividad por parte del PP, a quien ha acusado de romper el consenso respecto a la renovación de la institución de gobierno de los jueces hasta en dos ocasiones.

La portavoz socialista ha puesto énfasis en que el propio presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, ha reclamado en diversas ocasiones a los grupos que se activara dicha renovación y que la propia Comisión Europea ha instado a ello.

LA REFORMA COMPETE AL CONGRESO, NO AL GOBIERNO

En este caso, se opta por presentarla en el Congreso, y no como proyecto del Gobierno, al ser la elección de vocales una competencia propia del Congreso, un procedimiento en el que no se requiere pedir informes al Consejo de Estado, al Consejo Fiscal y al propio Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

En consecuencia, las dos formaciones impulsan esta reforma que preserva el cumplimiento del mandato constitucional de renovación con una propuesta que introduce dos novedades principales: rebajar a mayoría absoluta la renovación de 12 vocales en caso de no ser posible por tres quintos de las cámaras y “cubrir el vació legal” en las atribuciones del CGPJ con un mandato ya expirado, imposibilitando en este supuesto la designación de puestos en altas instancias judiciales.

La propuesta pivota esencialmente en la modificación de dos artículos, el 570 y 572, y en palabras de Lastra recoge un sentido similar de la propuesta impulsada por el gobierno del PP en 2013.

“LAGUNA JURÍDICA QUE DEBE CORREGIRSE”

En el sistema de elección, según el texto registrado, se establece que cada una de las cámaras elegirá en votación única y por mayoría de tres quintos a los seis candidatos provenientes de la carrera judicial.

Y en el punto siguiente radica la novedad de la reforma, dado que en caso de no alcanzarse la mayoría, “se procederá a efectuar nueva votación, 48 horas después, en la que la cámara correspondiente elegirá los seis Vocales del turno judicial por mayoría absoluta”.

“Esta laguna jurídica constituye sin duda un déficit en el diseño constitucional del Estado que debe ser corregido”, argumenta la propuesta de ambos partidos en su exposición de motivos.

Al respecto, Lastra ha detallado que la Constitución no se refleja la mayoría requerida para la elección de vocales sino que se encomienda esa tarea al desarrollo de la ley orgánica. Por tanto, se introduce la segunda opción de renovar el CGPJ por mayoría absoluta si no es posible la cualificada, lo que “obliga” a alcanzar acuerdos entre las distintas fuerzas políticas.

NO SE PUEDE BLOQUEAR EL CGPJ POR “CAUSAS PARTIDISTAS”

“La sociedad española necesita en estos momentos a todas sus instituciones con plena eficacia. No podemos permitirnos tener bloqueado el CGPJ por causas partidistas”, ha remachado la portavoz socialista para deslizar que el PP impide la renovación por cuestiones que no persiguen el interés judicial sino que, además, busca “perjudicar” a las instituciones.

Por tanto, ha defendido una reforma “meditada” y “pensada” para “proteger” el correcto funcionamiento de una institución “central” ante cualquier situación y circunstancia.

PROTEGER AL CGPJ DEL “DESPRESTIGIO” DEL BLOQUEO

A su vez, Echenique ha subrayado que el constitucionalismo “no se dice, se hace” y que el PP lleva incumpliendo este principio durante más de dos años. En consecuencia, la reforma pactada viene a “garantizar” que se cumple el mandato constitucional y evitar que haya partido que ejerzan bloqueo.

Además, el segundo principio es asegurar la “legitimidad democrática” del Poder Judicial, algo clave en una “democracia moderna y sana”. De este modo, ha detallado que la propuesta legislativa tiene como objetivo “proteger” al propio CGPJ del “desprestigio” que se le causa con este bloqueo.

Finalmente, tanto Lastra como Echenique ha detallado que sería “paradójico” que el PP sondeara recurrir al Tribunal Constitucional la puesta en marcha de esta reforma y que sería una muestra más de la “judicialización” de la política “que tanto le gusta”.

El segundo gran bloque de la propuesta es regular las funciones del CGPJ con mandato caducado, limitando su actividad a cuestiones de trámite ordinario. Podemos ha sido muy crítico con los nombramientos efectuados por el actual gobierno de los jueces, sobre todo los últimos acometidos en el Tribunal Supremo, y reclamaba cambios para restringir sus prerrogativas excedido dicho mandato.

También se incluye que en caso de que se puedan incorporar los vocales consensuados por una de las dos cámaras en el momento de la sesión constitutiva, aunque la otra no haya pactado la renovación.

Comentarios de Facebook