Compartir

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, avanzó este miércoles que la delegación que él preside acude a la mesa de diálogo con el Ejecutivo catalán “con el mejor de los ánimos y espíritu” y espera “que dé frutos para el reencuentro necesario entre catalanes”.

De esta manera respondió Sánchez en la sesión de control al Ejecutivo en el Congreso a preguntas de la diputada de Junts Laura Borràs, horas antes de que en el Palacio de la Moncloa se constituya la mesa de diálogo bilateral entre el Gobierno central y el catalán.

El presidente indicó que lo que ocurre esta tarde es un “hecho importante” para la política catalana y para el conjunto de España porque, tras “10 años de desencuentro y reproches”, se inicia un sendero que se antoja “difícil, complejo, y largo” pero al que se acude con el “ánimo de que ese camino tenga un destino, el reencuentro de Cataluña y el del conjunto del país”.

Borràs reclamó al presidente el reconocimiento del “derecho” a la autodeterminación de la ciudadanía catalana porque “sin libertad no hay normalidad”. “Tenga presente esto en la mesa del dialogo”, le instó.

La portavoz de Junts per Catalunya -partido que gobierna en la Generalitat- insistió en que el “diálogo es la base de la resolución de todos los conflictos” y de ahí que celebrase la puesta en marcha de la mesa de diálogo de esta tarde porque se trata de retomar, dijo, un diálogo que “no tenía que haberse interrumpido”. “El derecho al no diálogo no existe”, apuntó Borrás.

Por su parte, Sánchez pidió a la diputada de Junts que asuman que Cataluña es “plural, igual que España” y que mantengan ese diálogo que se inicia porque, hay que “reconocer a la otra parte que no defiende la independencia”.

El presidente, que agradeció el “tono” que empleó Borràs en su intervención porque es “importante reconocer al otro para que se propicie el diálogo”, admitió que los dirigentes de la formación que ella representa “son importantes” porque “representan al Govern de Cataluña”.

(SERVIMEDIA)