Compartir

Ryanair ha indicado en un informe oficial que escribió un correo electrónico y una carta ordinaria disculpándose ante la mujer negra que fue insultada de forma racista por otro pasajero en un vuelo Barcelona-Londres.

La aerolínea irlandesa aclaró este asunto después de que el hecho se haya mediatizado y en los últimos días algunos medios de comunicación hayan comentado que Ryanair no se había puesto en contacto con la mujer ni le había pedido disculpas.

Ryanair, además, se justificó en que no tuvieron noticias del hecho sucedido el día 19 de octubre hasta el sábado 20 por la noche, cuando las imágenes se viralizaroin a través de Internet, según la propia compañía. Por ello, le escribieron tanto la carta como el correo electrónico ya el día 21 a las 11 de la mañana.

Dos horas antes, la aerolínea ‘low cost’ había notificado lo sucedido a la policía de Essex en el aeropuerto de Londres-Stansted, el destino de los viajeros. Además, en la correspondencia mandada a la víctima también se le informó de este hecho y se le hizo saber que si quiere comunicarles algo sobre lo sucedido, “la compañía está a su disposición”.

LA TRIPULACIÓN NO AVISÓ A LA COMPAÑÍA

Uno de los hechos que más se han criticado ha sido que Ryanair decidiese cambiar de asiento a la mujer insultada en lugar de al agresor racista. La compañía irlandesa, en cambio, indica ahora que la tripulación del vuelo no vio en persona los insultos racistas y que no los descubrieron hasta que otro pasajero les enseñó un vídeo que había grabado él mismo al aterrizar en Londres.

La compañía explicó que la mujer solicitó ser reubicada en un lugar libre junto al de su hija y la tripulación le facilitó este cambio de asiento pensando que se trataba de una simple discusión entre dos pasajeros. Además, según se desprende del comunicado de la empresa, ni los auxiliares de vuelo ni los pilotos avisaron a la aerolínea de lo sucedido, por lo que no lo conoció hasta que el vídeo apareció al día siguiente en las redes sociales.