Compartir

Un hombre se entregó en la madrugada de este martes a la Policía Local de Valladolid, tras haber robado supuestamente dos cascos de moto en una tienda del paseo Zorrilla.

El presunto ladrón se presentó en el lugar de los hechos y ante los agentes confesó el crimen, además de pedir que le llevaran a su casa para entregarles los objetos sustraídos.

Sobre las dos de la madrugada, las autoridades vallisoletanas recibieron una llamada en la que se alertaba de un robo en un local de la citada avenida. Cuando los agentes se personaron en la tienda, el cristal del escaparate estaba roto, pero no encontraron a nadie en el interior, por lo que se quedaron custodiando el establecimiento, informa ‘ABC’.

Pasado un rato, un hombre se acercó a ellos y confesó que había sido el responsable del hurto y quería devolver lo que se había llevado. Los agentes le acompañaron hasta su domicilio, donde recuperaron los cascos robados.

Posteriormente procedieron a la detención del sospechoso.