Compartir

Las olas de calor han afectado 51 veces a España en lo que va de siglo, de las cuales 30 se han registrado en la península, Baleares, Ceuta y Melilla, y 21 en Canarias, según un estudio realizado por el Área de Climatología y Aplicaciones Operativas de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

La Aemet define ‘ola de calor’ como un episodio de al menos tres días consecutivos en el que como mínimo el 10% de las estaciones consideradas registran máximas por encima del percentil del 95% de su serie de temperaturas máximas diarias de los meses de julio y agosto del periodo entre 1971 y 2000.

Precisamente, la Aemet ha advertido de que los termómetros en la Península Ibérica y Baleares registrarán valores “significativamente altos” a partir de este miércoles, día 26, en la que será la primera ola de calor de este verano. Según las previsiones, se alcanzarán los 35ºC en zonas del interior peninsular y será probable que se alcancen o superen los 40º en áreas del centro, interior de la mitad sur y cuadrante nordeste, mientras en el valle del Ebro se rebasarán los 42º.

Para realizar el estudio de las olas de calor, al que tuvo acceso Servimedia, la Aemet ha seleccionado 137 estaciones meteorológicas (de las que seis pertenecen a Canarias) conforme a requisitos como su funcionamiento en la actualidad, su antigüedad y su distribución.

El trabajo abarca las olas de calor registradas en España desde 1975 y señala que desde entonces ha habido un total de 94 (57 en la península, Baleares, Ceuta y Melilla, y 37 en Canarias). Acotando un poco más en el tiempo, en este siglo se han producido 51 olas de calor.

El estudio precisa que “en muchas ocasiones” hay “una tendencia a exagerar” sobre este fenómeno, porque “en verano es normal que haga calor” y no se puede hablar de ola de calor cuando las temperaturas, aun siendo altas o incluso muy altas, sean relativamente habituales en el periodo estival.

Por ejemplo, en Sevilla aproximadamente en el 60% de los días de julio y agosto hay máximas por encima de 35ºC y un 25% por encima de 38ºC, por lo que un día con una máxima de 38ºC en la capital andaluza será un día muy caluroso, pero no lo suficiente para ser candidato a ola de frío en esta localidad.

Por el contrario, la temperatura máxima absoluta en Molina de Aragón (Guadalajara) hasta la fecha es precisamente 38ºC, por lo que un día con esa temperatura sí podría formar parte de un episodio de ola de calor .

Además, Meteorología tiene en cuenta la “anomalía de la ola”, que consiste en la media de las anomalías máximas para el día más cálido de cada estación que registra ola de calor respecto a su temperatura umbral, y la “temperatura máxima de la ola”, esto es, la media de las máximas para el día más cálido como dato representativo.

LAS MÁS DURADERAS, INTENSAS Y EXTENDIDAS

Teniendo en cuenta estos criterios, en España se han registrado 94 olas de calor desde 1975. Los veranos con más episodios de este tipo son el de 2017, con cinco en la península, Baleares, Ceuta y Melilla, y 2004 y 2012, con cuatro en Canarias.

Las olas de calor más duraderas en estos 44 años se registraron entre el 27 de junio y el 22 de julio de 2016 (26 días); del 30 de julio al 14 de agosto de 2003, en ambos casos en la península, Baleares, Ceuta y Melilla (16 días), y del 28 de agosto al 10 de septiembre de 1976 en Canarias (14 jornadas).

La más intensa en la península, Baleares, Ceuta y Melilla tuvo lugar del 11 al 16 de agosto de 1987, cuando se contabilizó una anomalía térmica de 4ºC, pero la mayoría se han registrado en Canarias, con anomalías de 7,1ºC entre el 25 y el 27 de junio de 2012; 6,9ºC del 23 al 29 de julio de 2004; 6,8ºC entre el 28 y el 31 de julio de 2007 y 6,7ºC del 7 al 16 de septiembre de 1987.

La más extendida se produjo del 8 al 11 de agosto de 2012, ya que afectó a 40 provincias, y la temperatura máxima de la ola más elevada ocurrió en la de entre el 13 y el 16 de julio de 1975, con 40,4ºC.

(SERVIMEDIA)