Compartir
Twitter

El líder del Partido Popular de Andalucía, Juanma Moreno, avisó este lunes a Ciudadanos del “severo” castigo que recibirá en próximas citas con las urnas si consuma una “traición en toda regla” y no le hace presidente de la Junta de Andalucía cuando ha proclamado su opción por el cambio tras casi 40 años de gobiernos socialistas.

Así se pronunció en la rueda de prensa que ofreció en la sede nacional del PP junto al presidente de la formación, Pablo Casado, tras reunirse el Comité Ejecutivo Nacional del PP para analizar pormenorizadamente los resultados de los comicios de este domingo en Andalucía en los que se ratificó una mayoría de 59 escaños entre PP, Cs y Vox.

El candidato del PP a la Junta de defendió que los andaluces “han hablado claro” y que “ahora toca no bloquear”. Así, dijo que “es evidente que Susana Díaz es pasado y su tiempo se le ha pasado en Andalucía” y subrayó que el “nuevo tiempo” no puede ser liderado por el PSOE “bajo ningún concepto”.

Por ello, reclamó a Díaz que deje de “agarrarse a un clavo ardiendo como está intentando hacer en estas primeras horas intentando hacer pactos imposibles o retorciendo argumentos”. “No puede haber ningún bloqueo en Andalucía, es inasumible que haya un bloque en una comunidad que tiene como singularidad que no ha existido alternancia”, remarcó.

En este punto se dirigió a Cs para avisar de que los ciudadanos “castigarían a cualquier otra formación que actuase con ombliguismo o cálculos electorales respecto a la posibilidad del cambio en Andalucía”. “Las cosas están suficientemente claras como para iniciar el camino o la senda de construcción de un nuevo Gobierno en Andalucía”, enfatizó.

Llegó a decir a los de Albert Rivera que los andaluces y el resto de españoles “jamás le perdonarían una traición en toda regla a la voluntad de cambio expresada en las urnas el 2 de diciembre” por “echarse a los brazos del socialismo de 40 años”. Así, reclamó al candidato de Cs, Juan Marín, que sea “razonable” para pactar un Gobierno liderado por la segunda fuerza.

Moreno, que todavía no ha establecido contactos con Vox, sí lo ha hecho con Marín en una breve conversación. Explicó que espera intensificar los contactos estos días y desde su equipo trasladaron a Servimedia que intentarán cerrar una cita esta semana, ya que perciben una mejor disposición en privado.

“CALENTAMIENTO”

En público, Moreno dijo que le sorprendería “mucho” y sería “severamente penalizado en términos electorales” un cambio de criterio de Ciudadanos. Por ello, se mostró “absolutamente convencido de que ellos no van a faltar a ese compromiso” de liberar a Andalucía del socialismo y apoyar a quien pudiese liderar el cambio. En todo caso, admitió que hay que dar un poco de tiempo porque “para hablar hace falta un poco de calentamiento”.

“Ya saldremos al baile”, manifestó, a lo que fuentes populares agregaron que “el escenario ideal” sería conformar un Gobierno de coalición con Cs y que Vox simplemente facilitase la investidura del candidato del PP.

En cuanto a Vox, en la rueda de prensa Moreno subrayó que “la línea infranqueable” para pactar con esta formación no es otra que la Constitución española. “A partir de ahí podemos negociar todo siempre y cuando vaya en la línea de los objetivos que nos hemos marcado, que es que Andalucía necesita reformas de calado, necesita aire fresco”, apostilló.

Por último, Moreno explicó que ayer pudo hablar con el expresidente del Gobierno y del PP Mariano Rajoy, una llamada que le pilló “móvil en mano”, pues acumula alrededor de 500 mensajes sin mirar, aunque imagina que también tendrá felicitaciones del expresidente José María Aznar y de la exvicepresidenta del Ejecutivo Soraya Sáenz de Santamaría.

CONTACTOS CASADO

El líder nacional del PP sí ha mantenido ya contactos con el presidente de Vox, Santiago Abascal, y con el de Cs, Albert Rivera. “Les llamé ayer y tendremos que trazar cuál es el esquema de negociación”, trasladó Casado, para quien la alternativa en Andalucía solo pasa por Moreno y descarta cualquier otro escenario.

Casado directamente preguntó a Cs “qué problema hay” para que apoyen a Moreno “por una cuestión de salubridad y de regeneración democrática” y teniendo en cuenta que “hasta hace 48 horas decían que apoyarían cualquier alternativa de cambio”. Así, les afeó no haber asumido el reto de gobernar en Cataluña y querer ahora presidir la Junta de Andalucía.

Para rematar su discurso, Casado hizo especial hincapié en que “lo que diferencia de verdad” a Moreno de Marín “es la experiencia de gestión” en España. “En Andalucía, ¿quién va a gestionar si no es el PP?”, se preguntó, al tiempo que recordó que su partido ha gobernado en las 8 capitales de provincia, en 5 de las 8 diputaciones y ha ganado las generales al Congreso y al Senado en esta comunidad.