Compartir

La Fundación Franco consideró este viernes “una falta de respeto absoluto al Tribunal Supremo” que el Consejo de Ministros haya decidido que el próximo 10 de junio exhumara los restos del anterior jefe del Estado, a pesar de que todo el proceso está pendiente de recursos judiciales.

El presidente de esta fundación, Juan Chicharro, dijo a Servimedia que poner fecha a la exhumación cuando existe un proceso abierto constituye “un globo sonda clarísimo con tintes claramente electorales”.

Además, destacó que el Supremo advirtió en diciembre pasado al Ejecutivo de que “no se le ocurriera hacer nada sin que la familia hubiera ejercido la tutela judicial efectiva”, lo que suponía que los jueces hubieran resuelto sobre si la exhumación podía llevarse a cabo en contra de la opinión de los descendientes de Franco y del prior del Valle de los Caídos.

En este sentido, Chicharro indicó que en la actualidad hay dos recursos ante el Supremo contra la exhumación, a los que se sumarán próximamente uno de la Fundación Franco y otro de la Asociación del Valle de los Caídos. “Todo está judicializado en estos momentos”, insistió.

Al mismo tiempo, se refirió a que la familia de Franco no quiere sacarle del Valle de los Caídos o que sea llevado a la catedral de la Almudena, pero que se hará cargo de los restos si el Supremo sentencia que deben ser removidos de su actual ubicación.