Compartir

Practicar ejercicio físico con regularidad, no fumar, evitar el consumo nocivo de alcohol, controlar el peso y tener una dieta saludable puede reducir el riesgo de padecer demencia, según las nuevas directrices publicadas hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS). También recomiendan mantener una presión arterial saludable, así como colesterol y niveles correctos de azúcar en sangre.

La reducción de los factores de riesgo para la demencia es una de las varias áreas de acción incluidas en el plan de acción mundial de la OMS para la respuesta de salud pública a la demencia. Otras áreas incluyen: fortalecimiento de los sistemas de información para la demencia; diagnóstico, tratamiento y atención; apoyo a los cuidadores de personas con demencia; e investigación e innovación.

“En los próximos 30 años, se espera que la cantidad de personas con demencia se triplique. Necesitamos hacer todo lo posible para reducir nuestro riesgo de demencia. La evidencia científica reunida para estas Directrices confirma lo que sospechamos desde hace algún tiempo, que lo que es bueno para nuestro corazón, también lo es para nuestro cerebro”, señala el director general de la OMS, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Las nuevas pautas proporcionan la base de conocimientos para que los proveedores de atención médica asesoren a los pacientes sobre lo que pueden hacer para ayudar a prevenir el deterioro cognitivo y la demencia. También serán útiles para los gobiernos, los responsables de la formulación de políticas y las autoridades de planificación para guiarlos en el desarrollo de políticas y el diseño de programas que fomenten estilos de vida saludables, según recoge en un comunicado la entidad.

Un elemento esencial de todo plan nacional de demencia, lanzado en diciembre de 2017, es el apoyo a los cuidadores de personas con demencia. “Los cuidadores de demencia son muy a menudo miembros de la familia que necesitan realizar ajustes considerables en su vida familiar y profesional para cuidar de sus seres queridos. Es por eso que la OMS creó iSupport, un programa de capacitación en línea que brinda asesoramiento a los cuidadores de personas con demencia sobre la gestión general de la atención, los cambios en el comportamiento y cómo cuidar su propia salud “, explica la directora del departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS, la doctora Dévora Kestel.

Según datos de la OMS, la demencia es “un problema de salud pública” en rápido crecimiento que afecta a alrededor de 50 millones de personas en todo el mundo. Hay casi 10 millones de casos nuevos cada año y es una causa “importante de discapacidad y dependencia entre las personas mayor