Compartir

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJCat) tiene sobre la mesa la denuncia contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y la consejera de Salud, Alba Vergés, por negarse a abrir el hospital de campaña montado hace tres semanas por la Guardia Civil en Sant Andreu de la Barca (Barcelona).

Una jueza de Martorell (Barcelona) ha remitido al tribunal una exposición razonada para que sea el TSJ el que asuma la investigación de esta denuncia presentada por un particular, dado que se dirige contra el presidente autonómico, que es aforado.

Según su parecer, en este caso podría haberse producido un delito de “homicidio imprudente” al no abrir estas instalaciones en plena pandemia de coronavirus. La Fiscalía se sumó a esta denuncia y reclaman que se investigue si hubo algún ilícito penal.

Antes de remitir el caso al tribunal barcelonés, la juez había acordado en un auto adoptar “con carácter urgente” las diligencias solicitadas por el denunciante particular, a las que se sumó la Fiscalía, para esclarecer si el Gobierno catalán había cometido un delito al no permitir que el equipamiento entrara en funcionamiento.

Para esclarecer los hechos, la jueza reclamó en su día los documentos de autorización y el protocolo para su puesta en marcha, así como el documento que contuviera la denegación de los permisos de apertura, con la firma del responsable y los argumentos para la adopción de esta decisión.

El Ayuntamiento de Sant Andreu de la Barca está gobernado por el PSC y también ha pedido a la Generalitat permiso urgente para la apertura de un hotel medicalizado con 47 plazas, que ya está preparado para recibir pacientes leves.

(SERVIMEDIA)