Compartir
Cocaína

El tesorero de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del colegio La Salle de Donostia, se ha declarado culpable de gastar “a lo bestia” casi 230.000 euros del fondo de huérfanos de la asociación en drogas y juego.

Según su declaración ante la Audiencia de Guipuzcoa, el derroche se produjo en tan sólo 9 meses, aunque el AMPA había abierto el fondo hacía dos décadas. El tesorero se ha justificado en el hecho de que en aquellos momentos atravesaba un mal momento personal.

El acusado no ha podido dar la cifra exacta de lo que gastó pero ha subrayado que “mi día a día era comprar la droga y después refugiarme en cualquier local de juego, me los conocía todos”. Además ha reconocido que llegó a consumir hasta 6 gramos de cocaína diarios “para evadirse” y que pasaba la noche jugando “on line”.

La estafa se descubrió cuando, remitido por el servicio de psiquiatría, ingresó en la Asociación Guipuzcoana de Investigación y Prevención del Abuso de las Drogas.

La Fiscalía de Guipúzcoa solicita 4 años de cárcel por los delitos de “apropiación indebida” y la acusación particular pide hasta 6 años de prisión. El presidente del AMPA, denunció, según informara ‘El Diario Vasco’ que “dejó las cuentas a cero. Incluso alguna de ellas en números rojos” y que ante el desfalco, los 600 padres y madres del colegio se vieron abocados a la “contratación de créditos, con su coste añadido, para “poder seguir haciendo frente” a los proyectos que la asociación tenía”.

Por su parte, la defensa pide la absolución de su cliente, por su adicción a la droga.

El juicio ha quedado visto para sentencia.