Compartir

El Real Madrid sumó ante el Espanyol su quinta victoria consecutiva y lidera la Liga con dos puntos de ventaja sobre el Barcelona a seis jornadas del final. El gol que marcó Casemiroal filo del descanso fue decisivo, pero quedará para el recuerdo el taconazo con el que le asistió Benzema.

La primera ocasión del encuentro fue para los locales tras un rápido contragolpe que finalizó Darder, que se encontró con Carvajal en su remate desde el punto de penalti. Cinco minutos después estuvo Casemiro muy cerca de sorprender a Diego López desde su campo. Las ocasiones seguían llegando. Volvió a rematar en el 10’ Casemiro, esta vez con la izquierda y con contundencia, y Ramos, de cabeza, no encontró la portería en boca de gol. La respuesta del Espanyol llegó en el 24’. El disparo de Wu Lei, que se plantó ante Courtois, se marchó elevado.

El Real Madrid se hizo dueño del encuentro y parecía que adelantarse en el marcador era cuestión de tiempo. Lo intentó Benzema dentro del área con un bonito remate de rosca que obligó a lucirse a Diego López en el 36’. El portero volvió a ser clave en el 44’ al despejar a córner una volea de Hazard desde el punto de penalti tras una serie de rechazos. Pero un minuto después llegó la jugada que cambió el partido. Ramosprolongó con la cabeza y Benzema, dentro del área, recibió escorado. El francés, de espaldas, vio el desmarque de Casemiro y se inventó un detalle técnico de genio. Un toque de tacón con el que asistió entre las piernas de Bernardo al brasileño, que hizo el 0-1.

El gol hizo mucho daño al Espanyol y daba tranquilidad al Real Madrid, que estuvo cerca de ampliar distancias al regresar de los vestuarios. Centró Isco en el 51’ y Benzema, en el segundo palo, estuvo cerca de sorprender de Diego López con un complicadísimo remate en el aire. Minutos después Zidane dio entrada a Vinicius Jr. y Rodrygo en lugar de Isco y Hazard.

El Real Madrid, muy serio, supo mantener hasta el final la renta obtenida, apenas concedió ocasiones a su rival y demostró por qué es el equipo menos goleado de la Liga y el visitante más fuerte de la competición. Terminó imbatido por segundo partido consecutivo y quedan 6 finales por delante.