Compartir

El precio medio de la vivienda terminada (nueva y usada) en España volvió a coger impulso y aumentó un 3,6% interanual en mayo y otro 0,7% en comparación con abril después de haber encadenado tres meses de estancamiento en la evolución intermensual.

Según la estadística ‘Tinsa IMIE General y Grandes Mercados’, elaborada por Tinsa con sus propias valoraciones, el valor de la vivienda terminada se ha revalorizado un 14,5% desde el mínimo contabilizado en la crisis en el año 2015, aunque todavía se mantiene un 34,4% por debajo de los valores máximos del ejercicio 2007.

Los mayores avances los localiza en las islas y en las grandes ciudades. El indicador que representa a las islas (Baleares y Canarias) es el que muestra un encarecimiento más notorio respecto a mayo de 2018, con una progresión del 8,5%. En las capitales y grandes ciudades avanza a su vez un 4,8% interanual.

Por su parte, el precio medio en la costa mediterránea era en mayo un 2,9% superior al de mayo de 2018, mientras que en las áreas metropolitanas y en las localidades más pequeñas de interior se han encarecido por debajo del 2% en los últimos 12 meses, concretamente un 1,8% y un 1,1%, respectivamente.

“Tras un trimestre de estancamiento o incluso ligeros ajustes, en mayo la vivienda vuelve a mostrar cierto incremento de valor”, indicó el director del Servicio de Estudios de Tinsa, Rafael Gil. Crece, de hecho, en todas las zonas que evalúa Tinsa en mayor o menor medida al compararlo con el mes previo, salvo en las áreas metropolitanas, donde el precio se mantuvo estabilizado.

La recuperación progresiva se ha traducido en un aumento hasta el 14,4% del precio medio en la vivienda terminada desde los mínimos de la crisis. Los mayores avances se localizan en las capitales y grandes ciudades (sube un 22,9% desde su mínimo), junto a Baleares y Canarias, donde el incremento alcanza el 22%.

En la costa mediterránea la revalorización desde mínimos alcanza el 17,9%, también superior a la media española, mientras que en las áreas metropolitanas se sitúa por debajo de la media nacional (sube un 11,3% desde mínimos) y en el resto de municipios la recuperación se limita a un crecimiento medio del 5,3% desde la crisis.

Sin embargo y pese a la recuperación, el precio medio aún continúa un 34,4% por debajo de sus máximos, con un gap muy similar a esta diferencia en capitales y grandes ciudades (es un 34,3% inferior a sus precios records) y superior en el resto de municipios (del 35,1%).

En las áreas metropolitanas y la costa mediterránea aún se encuentran un 40,5% y un 42,3%, respectivamente, por debajo de sus valoraciones máximas, mientras que la diferencia en Baleares y Canarias se reduce a un 20,1%.