Compartir
Pixabay

A poco más de dos semanas de Nochevieja, la variedad de uva aledo del valle del Vinalopó (Alicante), la consumida en fin de año, cotiza a unos 40 céntimos el kilo, precio un 50% más bajo del alcanzado en los últimos años en estas fechas, que se situaba en una horquilla de entre 75 y 85 céntimos.

Así lo explicó a Servimedia el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen de la Uva del Vinalopó, José Bernabéu Cerdá, quien lamentó que “el mercado está muy apático”. “No hay demanda y se están acercando demasiado las fechas y el precio no despega”, añadió.

Como consecuencia, Bernabéu considera imposible que el precio percibido por los productores pueda llegar a alcanzar el euro por kilo, cifra que sí se logró en años anteriores. De momento, según explicó, los productores la están recolectando y almacenando a la espera de que lleguen las compras.

En cuanto a las razones que explican esta situación, indicó que la gran diferencia se produce en el mercado exterior, ya que este tipo de uva se vende mayoritariamente a países como Francia, que este año no la están comprando. La demanda nacional, según apuntó, es muy estable y lo previsible es que se mantenga.

Preguntado por si esta situación puede hacer esperar que este año la uva esté más barata en los supermercados cuando llegue Noche Vieja, señaló que eso sería lo razonable, aunque advirtió de que dependerá de lo que decida la distribución, que puede intentar quedarse con el margen obtenido de comprar la uva a un precio inferior.

En cuanto a la producción, destacó que en esta variedad está en línea con la del año pasado, algo que no ocurrió con otras variedades de esta zona, las más tempranas, que sufrieron una merma de producción del 35% por culpa de la Dana que azotó el Vinalopó en septiembre.

Con todo ello, según denunció, “este es un año muy complicado” para los productores que sufrieron los efectos de la Dana en la primera parte de la campaña y ahora están viendo como la uva tardía no se está vendiendo a los precios esperados.

La variedad aledo es la más tardía de toda Europa y como el resto de uvas del Vinalopó se cultiva dentro de una bolsa de papel para protegerla de las agresiones de aves, insectos, pesticidas y de las inclemencias meteorológicas, retrasando la maduración.

(SERVIMEDIA)