Compartir

El Parque Nacional marítimo-terrestre del Archipiélago de Cabrera (Baleares) está más cerca de ampliarse y pasar de las 10.021 hectáreas de superficie actuales a 90.974, con lo que se convertirá en el área marina protegida de forma efectiva de mayor tamaño en el Mediterráneo.

El Consejo de la Red de Parques Nacionales, reunido este martes en Madrid y presidido por la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, informó favorablemente del informe preceptivo para la ampliación del Parque Nacional de Cabrera.

Además, en la reunión se informó favorablemente de otro informe sobre el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y del de las Islas Atlánticas de Galicia.

Ribera se congratuló del “gran paso” que supone la ampliación de Cabrera y la incorporación de Sierra de las Nieves (Málaga) a la Red de Parques Nacionales, y se comprometió a seguir trabajando para ampliar los sistemas naturales representados e incluir nuevos espacios naturales excepcionales y singulares.

“Los parques nacionales simbolizan cómo la conservación de la naturaleza y la puesta en valor del patrimonio natural son herramientas fundamentales para la cohesión social, el desarrollo del campo y el uso sostenible, tanto recreativo como productivo, de los recursos naturales, que nos proveen de bienes y servicios sin los que no podríamos vivir y que en un contexto de cambio climático como el actual conforman la primera barrera de protección para todos”, afirmó.

La ampliación del Parque Nacional del Archipiélago de Cabrera se llevará a cabo mediante un acuerdo de Consejo de Ministros, ya que se hará incorporando aguas jurisdiccionales españolas colindantes y de características similares.

Tras el proceso de participación pública que ha tenido lugar entre el 1 de octubre y el 2 de diciembre, se han incorporado al texto parcialmente las alegaciones recibidas. Una vez el Consejo de Ministros apruebe este acuerdo y se produzca la ampliación ‘de facto’, se procederá a tramitar una nueva ley que recoja la realidad territorial y competencial, pues se trata de una ampliación suficientemente sustancial como para que sea necesario este nuevo marco legal, cuya elaboración es más dilatada y que llevará más tiempo.

La ampliación implica incorporar 80.773 hectáreas de espacios marinos colindantes, por lo que el parque pasa de las 10.021 hectáreas actuales a 90.794, que incluirán una muy buena representación de 11 de los 13 sistemas naturales marinos que la Ley de Parques Nacionales requiere representar en la red.

SANTUARIO MARINO

Asimismo, la zona ampliada aportará importantes áreas de alimentación para uno de los elementos de la fauna más representativos del actual parque nacional, como son las aves marinas, el grupo más amenazado de la avifauna a nivel global.

Paíños, cormoranes, gaviotas y pardelas (la pardela balear es el ave más amenazada de Europa), especies en algunos casos catalogadas en peligro de extinción, se beneficiarán de la protección de los recursos pesqueros aportada por el parque, y se evitará, además, capturas accidentales en artes de pesca.

Y en cuanto a las grandes especies de peces, la zona se constituye en un auténtico santuario, especialmente importante para los escualos, el pez espada, la albacora y el atún rojo. El área objeto de ampliación se incluye en la zona de reproducción más importante para esta última especie de todo el Mediterráneo.

El nuevo parque ampliado incorporará por primera vez el mar abierto a la red de parques nacionales, una novedad que obligará a adoptar medidas pioneras de gestión y conservación del medio marino. En este sentido, la gestión ambiental de las aguas marinas en la zona de la ampliación es del Estado, por lo que habrá que buscar fórmulas de colaboración con la comunidad autónoma.

SIERRA DE LAS NIEVES

Asimismo, el Consejo de la Red de Parques Nacionales ha aprobado el informe preceptivo sobre la propuesta final de declaración del Parque Nacional Sierra de las Nieves (Málaga), que se aprobó en el Consejo de Ministros del pasado 7 de diciembre, paso previo a la elaboración del proyecto de ley que se remitirá a las Cortes Generales para su debate y aprobación.

Ribera destacó que “es intención del Gobierno”, a través del departamento que ella dirige y del Organismo Autónomo Parques Nacionales, “seguir colaborando estrechamente con la Junta de Andalucía en la culminación del proceso de declaración y, cuando éste se haya producido, en el apoyo para la puesta en marcha de este nuevo miembro de la Red de Parques Nacionales”.

En la reunión de hoy también se informó del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del último parque nacional declarado en España, el de Guadarrama, y del de Islas Atlánticas. Ambos no disponían aún de esta necesaria herramienta de gestión.