Compartir

Iberia, la aerolínea de bandera española, podría tener problemas para volar en nuestro país. El motivo no es otro que el Brexit y su pertenencia al grupo IAG, con capital mayoritario británico.

Quedan 100 días para que la salida de Reino Unido de Europa se haga una realidad, y las aerolíneas siguen a la espera de un acuerdo de separación, que garantice su operatividad post-Brexit, en suelo comunitario. La fecha clave es el 30 de marzo de 2019.

Si finalmente no hay acuerdo y se consuma una ruptura dura,  las compañías aéreas de capital mayoritario “no comunitario” perderán el derecho a operar en el mercado europeo. Según informa ‘ABC’, que cita fuentes comunitarias, “no se permitirán vuelos domésticos dentro de la UE o conexiones con escala en Europa a aerolíneas del Reino Unido”.

Así, entre los planes previstos por la Comisión Europea para limar los efectos de un “brexit” duro, se encuentra la extensión de permisos excepcionales, durante el plazo de tan sólo un año y se limitarán a vuelos directos entre una ciudad británica y un aeropuerto de la UE.