Compartir

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, dejó claro este jueves que el Gobierno se “ha asegurado y preocupado” de que los test rápidos para la detección del coronavirus que ha adquirido de China están homologados y tengan la calidad mínima exigible.

Lo dijo en una entrevista en Radio Euskadi recogida por Servimedia acerca de la información aparecida en el diario ‘El País’ que apunta que los test rápidos de detección comprados a China no funcionan bien.

La jefa de la diplomacia española explicó que el Gobierno ha cerrado un acuerdo con dos proveedores para garantizarse el suministro de 5,5 millones de este tipo de test, para lo cual “nos hemos asegurado y preocupado” de que ese material está homologado y tiene la calidad mínima exigible.

La ministra también se refirió a las críticas que está recibiendo el Gobierno sobre la lentitud en la adquisición del material sanitario necesario para afrontar el Covid-19. Lo hizo defendiendo que ese material está llegando a pesar de los problemas que actualmente existen en el comercio mundial como consecuencia de que “todos los países están comprando los mismos productos”, quizás en un volumen superior al que necesitan actualmente, en aras a poder enfrentarse a crisis sanitarias futuras.

A ello se suma que en España hay comunidades autónomas que tienen una necesidad de este material superior a otras, lo que le llevó a plantear que “aquí no hay gente más lista ni más tonta que otras, ni unos países que lo hacen mejor que otros”, sino un “mercado sometido a tensión” que no da abasto ante el ingente nivel de demanda.

Esto le sirvió para explicar que el Gobierno actualmente trabaja en tres niveles: garantizar el suministro a largo plazo, en el que se enmarca los acuerdos cerrados con China, Turquía, Suecia, Alemania y Francia, las “donaciones de países amigos”, como China, y los “aportes de producción españoles” por parte de numerosas empresas, que “están reorientando su producción a los materiales que se necesitan hoy”. A todas ellas les transmitió su agradecimiento, porque “con la suma de todos ellos saldremos adelante”.

Por último, la ministra no pasó por alto que el material sanitario está sometido actualmente a “muchísima especulación” por parte de “muchos intermediarios”, a lo que se suma que para el Gobierno comprar este material en China es “desconocido”, lo que lleva a muchos aventureros a ofrecer “gangas” que luego no son tales.

A su vez, explicó González Laya, se encuentran los productores que, ante la coyuntura actual, se aprovechan para subir los precios de sus materiales.

“Hemos de tener cuidado en que no nos tomen el pelo, por lo que hemos decidido pensar a largo plazo contratando con empresas consolidadas”, remachó.

(SERVIMEDIA)