Compartir
RTVE

El asesino de Laura Luelmo, Bernardo Montoya, fue muy claro sobre sus intenciones criminales. Según ha informado ‘Espejo Público’, en exclusiva, el autor confeso del crimen de la maestra tuvo un momento de debilidad, cuando terminó de prestar declaración judicial y le dijo a la magistrada “no me dejéis salir de la cárcel porque lo volveré a hacer”

Unas declaraciones muy distintas a las que ofreció a los agentes cuando  “entraron a la vivienda de la profesora”, por primera vez, y le preguntaron si conocía a la chica,y Montoya “aseguró no saber quién era e incluso dijo que no era consciente de que había alguien viviendo en esa casa“.

La investigación sigue abierta pero, según informó este miércoles la Guardia Civil, se cree que la joven de 26 años murió la misma noche de su desaparición en El Campillo (Huelva), el 12 de diciembre.