Compartir

Una pareja residente en Caudete (Albacete) ha ingresado en prisión acusada de la muerte de sus dos bebés.

Según informa el diario ‘El Mundo‘, su primer hijo, Omar, falleció en 2018 a los 131 días de vida tras permanecer varias jornadas en la UVI por un traumatismo craneoencefálico. Ni su padre Germán ni su madre Aroha consiguieron dar una explicación convincente a la Guardia Civil de cómo se había roto el cráneo.

A partir de ahí se abrió una investigación pero quedaron en libertad. A los cuatro meses ella se volvió a quedar embarazada de un nuevo bebé, Dylan, que también falleció a los 131 días de vida.

Aunque en un primer momento se pensó que había sido por culpa de una muerte súbida, la autopsia confirmó que fracturas múltiples en varias costillas le provocaron la perforación del pulmón. La investigación posterior también confirmó roturas previas.

La pareja fue detenida el pasado 4 de julio y se encuentran ingresados en la prisión de La Torrecica.